Empresas

Huelga «bajo amenazas» del 80 por ciento de la plantilla en Champifresh y Riojal

Huelga del 80% de la plantilla en Champifresh y Riojal «bajo amenazas»

Los trabajadores de Champifresh y Riojal han secundado mayoritariamente la primera de las seis jornadas de huelga convocadas en ambas empresas. Los empleados exigen el desbloqueo del convenio y el cumplimiento de la normativa laboral y los derechos sindicales. Según han informado UGT y CCOO, el 80% de las dos plantillas han secundado la huelga en las dos plantas, que emplean a más de trescientas personas.

Las compañías han rebajado la cifra de seguimiento hasta el 50%, incluso menos, señalando que esto «ha permitido cubrir gran parte de los pedidos y asegurar el servicio».

«Y todo ello, a pesar de la presión que están sufriendo los trabajadores durante el fin de semana para que no secunden la huelga, incluyendo amenazas de despido», han denunciado los sindicatos: «El pasado viernes, mientras los comités de empresa trataban de solucionar el conflicto antes de llegar a la huega y con la mediación de la Inspección de Trabajo, la dirección de la empresa se dedicaba a amenazar a sus trabajadores en las plantas».

Esta máxima también ha sido negada en un comunicado por Champifresh y Rioja, donde han rechazado de manera categórica las «graves acusaciones vertidas» por UGT y CCOO: «A pesar de todos los inconvenientes ocasionados en estas últimas jornadas, la seguridad y derecho al trabajo de sus empleados están garantizados».

UGT y CCOO han manifestado su satisfacción por «la contundente» respuesta de los trabajadores, «hartos de la nula voluntad de la empresa por llegar a un acuerdo y de las condiciones especialmente precarias que sufre el sector, con bajos salarios y largas jornadas laborales».

Según denuncian los sindicatos, los trabajadores de esta empresa han visto modificada unilateralmente su jornada laboral sin previo aviso, se ven obligados a realizar horas extras en festivos, se impone una jornada irregular e incluso han sido víctimas de tratos vejatorios: «Todo ello, acompañado de reiterados episodios de acoso y persecución sindical a sus representantes, tal y como ya denunciaron UGT-FICA y CCOO ante la Inspección de Trabajo».

En definitiva, el total incumplimiento de la normativa laboral y la vulneración reiterada de derechos hace inviable una negociación equilibrada. Por lo que UGT-FICA y CCOO instan a la dirección de la empresa a cesar en estas prácticas “mafiosas”, respetar el papel que la ley otorga a los representantes legales de los trabajadores y negociar un convenio digno y justo para sus trabajadores.

La huelga en ambos centros continuará hasta el 1 de diciembre, siendo jornadas en las que se espera el mismo seguimiento mayoritario por parte de los trabajadores.

«Una negociación intensa, honesta y clara»

A lo largo de las últimas semanas, han señalado ambas empresas, los responsables de Champifresh y Riojal han llevado a cabo una negociación «intensa, honesta y clara» con los representantes de los trabajadores: «Estas han puesto sobre la mesa multitud de soluciones para lograr el desbloqueo del convenio, siempre basadas en hipótesis realistas orientadas a dar respuesta a los desafíos y a la realidad que hoy vive el sector riojano del champiñón».

«El objetivo ha sido lograr el mantenimiento de los actuales puestos de trabajo, así como intentar sentar los pilares para el desarrollo futuro de todo el sector en La Rioja. Desgraciadamente, hasta la fecha no ha sido posible alcanzar un acuerdo, debido a la incapacidad que los sindicatos han demostrado a la hora de flexibilizar unas pretensiones a todas luces inasumibles para cualquier empresa española del sector», han añadido.

En el marco de la negociación, han relatado, «Champifresh y Riojal han ofrecido condiciones y alternativas que superan las de cualquier otro operador del champiñón y las setas cultivadas en España, respetando asimismo los acuerdos ya firmados e impulsando mejoras en las condiciones laborales infrecuentes en el sector. Unos planteamientos que mantienen la línea de trabajo iniciada por las dos empresas en 2016».

Desde ese año, han concluido, «las mejoras implementadas han supuesto no solo las mayores subidas salariales del sector, sino también un incremento del 20% de las plantillas: más de 70 nuevos puestos fijos de trabajo, la mayoría de ellos ocupados por personas residentes en Autol y otros pueblos de la Rioja Baja».

«El verdadero desafío»

«Es imprescindible que todas las partes implicadas sean conscientes de que el verdadero desafío que enfrenta el sector riojano del champiñón es la competencia con Castilla- La Mancha, una comunidad que a día de hoy tiene una clara ventaja en costes, flexibilidad de mano de obra y tamaño. Sin un entendimiento claro de esta premisa es muy difícil construir un futuro sostenible», han señalado desde Champifresh y Rioja.

Las empresas entienden que «todos los implicados en este conflicto están llamados a demostrar su compromiso con el mantenimiento futuro del empleo, aportando propuestas realistas que ayuden a garantizarlo». «Los planteamientos maximalistas, además de generar tensión y conflicto innecesarios, empujan hacia una reducción de tamaño y de competitividad del sector», han comentado.

Ambas empresas han querido hacer público que sus representantes siguen sentados en la mesa de negociación en espera de que los sindicatos vuelvan a la misma: «Champifresh y Riojal manifiestan públicamente su deseo de seguir adelante con el diálogo para volver lo antes posible a la normalidad y evitar daños irreversibles para el futuro de esta actividad en La Rioja».

Comentarios
Subir