Deportes

«El Yagüe ha cambiado; hay partidos en los que no vemos una amarilla»

Hace un año, Gonzalo Sánchez no tenía experiencia en Tercera. Tras media temporada en el Tedeón, el Yagüe reclamó sus servicios. Los amarillos están siendo una de las revelaciones de la campaña: cada partido suyo es espectacular. Goles, ocasiones e intensidad. Además, no ha sufrido expulsiones en lo que va de liga.

A pesar de contar con pocas batallas en la Tercera riojana, Gonzalo tiene las ideas claras. Quiere un Yagüe dominador, disciplinado y ofensivo. Un equipo competitivo allá por donde vaya. El no rendirse es una de sus señas de identidad. Gracias a sus remontadas, ha conseguido puntos que le permiten ocupar la séptima plaza y haber completado un trecho de su primer objetivo: la permanencia.

-¿Qué tal están viendo la temporada? Llevan ya 15 puntos y se han enfrentado contra rivales de la zona alta de la clasificación (Náxara, UDL Promesas, Haro…).

-Sí, la verdad es que las sensaciones están siendo muy positivas. Cuando vimos el calendario parecía muy complicado. Ahora vienen los partidos más difíciles. Logramos vencer al Casalancio en La Estrella y en la pasada jornada frente al Agoncillo creo que fuimos superiores, aunque fue complicado. Tuvimos casi todo el tiempo la pelota. Ellos tuvieron dos claras: el palo y su gol de falta. Ese tanto nos hizo ir a contracorriente, pero bueno, pudimos reaccionar.

-En la pasada jornada, hubo decisiones arbitrales algo polémicas para los dos equipos.

-Hubo dos jugadas. Primero fue un gol nuestro de Iván Murias, que lo anulan por fuera de juego. Luego el que sí nos dan es de Justino, el central. Dicen que el que nos anulan era legal y el que nos dieron debía ser fuera de juego bastante al límite. Uno por otro, el empate era lo más justo.

-En su cancha solamente han perdido en la primera jornada frente al Varea. Son un equipo luchador, no se rinden nunca y por ello consiguen recuperar bastantes puntos.

-En casa somos fuertes, pero fuera de casa también. Estamos sacando los mismos puntos fuera que en casa. Al Náxara en casa le empatamos a 2, en Alfaro conseguimos remontar (2-3). En Alberite también sacamos un punto pese a ir tres veces en contra (3-3). El mérito es de los jugadores. Yo intento trabajar durante la semana el aspecto psicológico para que los goles en contra no afecten demasiado.

-Tiene a su disposición una plantilla competitiva y muy agresiva, en el buen sentido.

-En ese sentido creo que hemos cambiado bastante con respecto al año pasado. He fichado a doce jugadores nuevos y hasta ahora no hemos tenido ningún expulsado. Al final, en Tercera División es complicado gestionar algunos momentos. Cuando estás nervioso, siempre protestas más de la cuenta en alguna jugada. A veces los nervios juegan una mala pasada. Contra el Calasancio no nos sacaron ninguna amarilla, la primera vez esta temporada. La imagen del equipo está siendo muy buena y estamos séptimos por méritos propios.

-Su campo, El Salvador, puede ser uno de los de Tercera División con más ambiente. Poco que pedir a la hinchada, ¿verdad?

-Jugar en Yagüe es una gozada. Hay mucha gente y tienen cultura de fútbol base: desde los pequeños hasta los veteranos van a animar. A veces los juveniles cogen sus bombos y hacen ruido. Para mí es un lujo poder entrenar a diez minutos de casa y tener tu campo para ti solo. El hecho de jugar en césped artificial nos viene bien, ya que queremos tener la pelota. Es un buen terreno para jugar.

-Crean muchas ocasiones, marcan muchos goles, pero también reciben bastantes.

-Estoy de acuerdo, hemos encajado mucho y es algo que tenemos que cambiar, pero hemos jugado contra Arnedo, UDL Promesas, Varea y Náxara. Es lógico, son equipos mejores a priori y tienen más presupuesto. Sin embargo, en el campo estamos dando guerra. Arriba estamos marcando muchos goles y, encima, muy repartidos.

-¿Cómo ve las próximas jornadas, suaviza el calendario?

-No sé qué decirte. Ahora visitamos a la Oyonesa, un equipo que se puede permitir pagar al mes y a cuyo entrenador admiro. Lo tuve de entrenador cuando jugaba en el Balsamaiso. Luego vamos a Autol, un recién ascendido, y después nos visita el Pradejón, que lleva más puntos que nosotros. Así que no creo que sea demasiado fácil.

-Aunque su objetivo primordial sea la permanencia, ¿tienen en mente otras metas? 

-El objetivo es salvarnos cuanto antes. A partir de ahí, soñar es gratis. Mis jugadores se están ilusionando y ojalá que podamos pelear por estar entre los ocho mejores, ¿por qué no?

-Contar con un jugador del nivel de Israel Duval les supone un gran aliciente, ¿no?

-Sabemos que tener un jugador como él es muy positivo, más siendo del barrio y criado allí. Todo un ejemplo para los «peques». Por suerte, contamos con más jugadores. Tenemos al capitán Iván Murias, que lleva aquí toda la vida, Dorica ha venido nuevo este año y otros jóvenes. Eso sí, sabemos que si Israel tiene el día, marca diferencias sin ninguna duda.

-¿Cuántos riojanos tiene en plantilla?

-Menos cuatro jugadores, el resto son todos riojanos. Un equipo humilde que no paga al jugador al mes debe nutrirse de gente de la tierra. Quería gente joven, con ilusión y ganas de progresar.

-Este año el grupo ha cambiado. Los tres primeros (Haro, Anguiano y Náxara) parecen haberse escapado un poco, pero la cuarta plaza sigue muy abierta.

-Sí, al final al no estar el Calahorra se ha igualado todo. Yo creo que la gente está equivocada, el nivel de la Tercera Riojana es bastante alto. Cualquier equipo te da guerra. Por ejemplo, el Varea debería estar arriba y ahora está sufriendo. Pero seguro que le llega una racha buena y se ponen arriba. No te puedes relajar, hay que ir semana a semana. No hay otra.

-¿Prefieren esta liga o la desigualdad del año pasado? 

-Es bueno que cualquier equipo te dé guerra y te compita. Muchas veces, en las promociones, se dice que llegan poco rodados algunos equipos. Este año no va a ser así. Aunque tengas que jugar en campo del Agoncillo, (ahora es colista, pero seguro que saldrá de ahí), sufrirás.

-¿Por qué decidió apostar por el Yagüe?

-El año pasado tuve una oportunidad. Yo nunca había entrenado en Tercera y el Tedeón confió en mí. Yo estaba en su Juvenil. Tenía por delante una situación complicada. En enero, colistas con 10 puntos (ahora tenemos cinco más). Al final nos quedamos a cuatro puntos de la salvación. No nos dio tiempo. Después, me llamó el Yagüe. Había leído a mucha gente hablando mal de este club, por el tema de expulsiones y mala fama que puede tener. Desde que he venido, me he encontrado un equipo con gente trabajadora y humilde, que solo quiere que le vaya bien al club. Estoy muy, muy satisfecho.

-¿Se marca un proyecto a largo plazo o prefiere ir año a año?

-Bueno, yo eso de mirar tan lejos no creo que sea adecuado. Todos sabemos que es muy difícil. Ahora mismo es muy bonito porque todo está saliendo. Yo solo pienso en el próximo partido, adelantarse a lo que va a pasar es casi imposible.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir