El Rioja

Las fuertes lluvias retrasan el arranque de la vendimia en Rioja Alavesa

Estaba todo preparado para comenzar: maquinaria a punto, cuadrillas preparadas, veedores avisados… pero llegó la que realmente manda en este mundo del vino y lo cambió todo. La climatología. Las fuertes lluvias que cayeron el pasado fin de semana truncaron los planes de muchas bodegas de la zona de Laguardia.

«Mi idea», nos comenta Javier San Pedro desde su recién estrenada bodega en Laguardia, «era haber comenzado a vendimiar la chardonnay el pasado miércoles; la uva estaba madura y pensaba que era el momento, pero las fuertes lluvias del sábado hicieron que bajara el grado y prefiero esperar. Posiblemente a mediados de la semana que viene empezaremos a darle».

Tres cuartos de lo mismo en Bodegas Piérola. Carlos Bujanda era tajante: «Ha sido imposible vendimiar. Lo teníamos todo preparado para este jueves; la gente, habíamos avisado al Consejo, todo a punto. Pero la lluvia hizo que en el tempranillo blanco el grado posible bajara casi un grado. He preferido esperar al miércoles para que la viña se recupere y tener la uva como yo quiero».

La vendimia en blancos está generalizada por toda La Rioja. Desde Alfaro nos cuenta Luis Arnedo, de Bodegas Lacus, que por la zona de Aldeanueva se ha recogido mucho tempranillo blanco, pero que pasado el primer tirón han parado hasta empezar la semana que viene con las primeras viuras; él comenzará a vendimiar en una semana máximo su maturana blanca, dejando las tintas –garnacha y tempranillo- para finales de septiembre y el graciano para la primera de octubre.

En Murillo de Río Leza, Ana Fernández Bengoa -de Paco García- trabaja a destajo desde el pasado miércoles ya que han abierto la bodega para la entrada de tempranillo blanco. Y en Briñas, en el otro extremo de la denominación, los hombres de Tobelos han terminado con el sauvignon blanc de su notable blanco. Lo dicho, muchas bodegas ya vendimiando en una DOC que mira fijamente al cielo: lluvia, calor, rocío, granos grandes por la gran cantidad de agua caída durante el año. El cóctel perfecto para la botritis, que acecha para aquellos que no hayan trabajado bien la viña y llegue cargada de kilos.

Charlando el otro día en Gómez Cruzado con Juan Antonio Leza del tema, lo tenía claro: «Nuestra uva viene sana, pero seguimos en el campo deshojando, quitando carga… nos vendría de maravilla aire fresco, un poco de viento para ayudar a limpiar los racimos, pero también hay que poner los medios para remediar lo que puede venir si nos descuidamos. Nosotros hasta la primera semana de octubre no empezaremos con los blancos, y los tintos no sé… para finales. Me veo en el viñedo casi en noviembre».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir