La Rioja

Gulliver pierde su sacacorchos en Ollauri

Un despiste lo tiene cualquiera y que levante la mano quien no haya perdido nunca unas llaves. Lo que sucede es que cuando es un gigante quien extravía sus efectos las consecuencias saltan a la vista. Es lo que suceden en Ollauri, donde bien pudiera parecer que Gulliver ha dejado clavado su sacacorchos tras una noche de conversaciones en torno al vino.

Eso explicaría la instalación de una escultura-cartel elaborada por el artista vasco Juanjo Novella para una bodega de la localidad riojana. Sus dimensiones, doce metros de altura y seis toneladas de peso, llaman la atención incluso a los conductores que circulan por la AP-68, desde donde es visible.

Subir