La Rioja

Aparece un trozo de cristal en una de las barquetas de comida de Serunión

Un usuario del servicio de comida a domicilio encuentra un trozo de vidrio en una de las barquetas de Serunión

El Ayuntamiento de Logroño ha aprobado iniciar el procedimiento para la imposición de una nueva penalización a la empresa Serunión por una incidencia en la prestación del servicio de comida a domicilio.

Dicha penalización es por una infracción tipificada como ‘grave’ que conlleva un importe de 14.000 euros, por la presencia de un trozo de vidrio en una de las barquetas de comida, concretamente una crema de puerros. La empresa dispone de una plazo de diez días hábiles para presentar alegaciones.

El incidente tuvo lugar el pasado mes de diciembre, cuando se detectó en uno de los platos suministrados a los usuarios. Tras los correspondientes análisis, el informe realizado por un laboratorio externo, contratado por la propia empresa, explicita que «el trozo de vidrio pudo proceder del puerro congelado y, debido a su pequeño tamaño y transparencia no se detectó en el proceso de fabricación del puré». Por ello se ha incorporado la utilización de un colador antes del envasado para evitar que puedan repetirse incidencias de este tipo.

El informe de los técnicos municipales establece que, dado que este servicio atiende a una población muy vulnerable y que la propia empresa asume que el vidrio puede proceder del puerro congelado, se considera que la empresa «ha realizado una prestación que afecta desfavorablemente al servicio», por lo que se propone la imposición de penalidades.

Un rosario de infracciones

Se trata de un nuevo acontecimiento relacionado con este servicio después de que a finales de enero se aprobase la resolución del contrato suscrito con Serunión para la prestación del servicio de comida a domicilio (lote 4 del Servicio de Ayuda a domicilio).

Esta decisión se apoyaba en un dictamen del Consejo Consultivo de La Rioja en el que mostraba su «conformidad» con el contenido de la propuesta de resolución, «tanto en lo relativo a la resolución del contrato como en cuanto a la incautación de la garantía, al tratarse de un incumplimiento esencial que es imputable a la empresa adjudicataria del servicio».

A finales del pasado año, tras los análisis realizados por técnicos de la Universidad de La Rioja, se ratificó la penalidad de ‘muy grave’ por la presencia de la bacteria ‘listeria monocytogenes’ en uno de los menús analizados servidos por la empresa. Otra de las infracciones tenía lugar el pasado verano, cuando una usuaria encontró un trozo de madera en el interior de un menú.

Este incumplimiento ‘muy grave’, junto a otros dos incumplimientos tipificados como ‘graves’ – la variación del proceso de conservación (realizado mediante «un proceso térmico de abatimiento» mientras que el marcado por el contrato era la «pasteurización») y la deficiente presentación de los alimentos-, totalizaban las dos faltas muy graves en el periodo de un año que permitían iniciar el procedimiento para la resolución del contrato.

En estos momentos el Ayuntamiento de Logroño ya ha iniciado un nuevo expediente para la prestación del servicio de comida a domicilio con el fin de agilizar al máximo la entrada de un nuevo contratista. Hasta que se produzca la nueva adjudicación, la mercantil debe continuar en la prestación del servicio.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir