La Rioja

El militar acusado de una violación en San Fermín pasa de la cárcel de Logroño a Alcalá Meco

El militar que supuestamente participó en la violación múltiple de una joven en las fiestas de San Fermín el pasado 7 de julio ha sido trasladado a la prisión militar de Alcalá Meco desde el módulo para funcionarios de la cárcel de Logroño, adonde había sido enviado junto con otro de los detenidos, guardia civil de profesión. Los otros tres arrestados continúan en el centro penitenciario de Pamplona.

Este acusado, que entró en el Ejército hace ocho años (cumple 28 el próximo mes de noviembre) y que en 2011 se integró en la Unidad Militar de Emergencias (UME) de Morón de la Frontera (Sevilla), será apartado próximamente de la unidad a la que pertenece y, de este modo, volverá a ser soldado del Ejército de Tierra.

El joven tiene tres antecedentes por lesiones, riña tumultuaria y desorden público; y es miembro de la peña ultra Biris Norte (Sevilla FC). En la UME, la sección del ejército en la que se encontraba desde 2011, todas las vacantes son de libre designación, por lo que todos sus integrantes pueden ser tanto seleccionados como apartados cuando así lo decidan sus mandos superiores aludiendo a razones como la falta de idoneidad o de confianza.

Este militar es uno de los cinco jóvenes de entre 25 y 28 años que el pasado 7 de julio fueron detenidos en Pamplona después de que una chica de 18 años denunciara haber sido violada. El otro acusado que continúa en la cárcel de Logroño estaba recién graduado en la escuela de Baeza (Jaén) de la Guardia Civil y destinado en Córdoba. La Guardia Civil ha revocado su destino como agente de la Benemérita y le ha suspendido de funciones de manera cautelar hasta que se produzca una sentencia.

El director general del cuerpo, Arsenio Fernández de Mesa, justificaba hace unos días estas medidas señalando que es «lo mínimo que se puede hacer». «Quien se dedica a perseguir a los delincuentes no puede estar aliado con ellos», añadía.

PIDEN SU EXCARCELACIÓN

Los jóvenes han pedido su libertad provisional, al entender que la declaración de la denunciante está plagada de contradicciones. Según han explicado a Diario de Sevilla fuentes del caso, «la chica en todo momento aseguró que fueron cuatro y no cinco los presuntos agresores». «Incluso llegó a responder a la Policía Municipal de Pamplona que no había sido agredida», añaden.

Los abogados defensores de los jóvenes han presentado al menos dos recursos de apelación contra la medida cautelar dictada por el juez de Pamplona, que decretó el ingreso en prisión preventiva de los cinco supuestos agresores, que se habían desplazado desde Sevilla a la capital navarra para asistir a las fiestas de San Fermín.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir