El Rioja

Homenaje a Miguel Hernández: la canción de los vendimiadores

El 28 de marzo de 1942 murió en Alicante el poeta Miguel Hernández a la edad de 32 años. España se quedaba entonces sin uno de los mejores bardos de su historia. Hoy se cumplen 74 años de la muerte del poeta, y desde NueveCuatroUno hemos rescatado uno de sus poemas que más se pueden aplicar a nuestra región y que la serie ‘Cuéntame’ de RTVE nos recordó hace unos días.

En el siguiente enlace hay otros diez poemas para recordarle y conocer algún detalle más de su vida (Europa Press).

LETRA

Si vas a la vendimia,
mi niña, sola,
volverás con la saya
de cualquier forma.
Y a pocos meses
te rondarán el talle
sandías verdes.

De la vendimia vengo
sola, mi niño,
con la saya ordenada
y talle fino.
De la vendimia
vuelve revuelto el talle
que se malicia.

A la vendimia, niñas
vendimiadoras.
A la vendimia, niña,
que ya es la hora.

¡Si vendimiara
el ramo de tu pecho
y el de tu cara!

A la vendimia, niños
vendimiadores.
A la vendimia, niño,
van mis amores.
Mas con el cuido
de no perder las hojas
ni los racimos.

Enriquezco tu mano
cortando uvas
cubiertas por los soles
y por las lunas.
¡Ay si quisieras
que cortara tus besos
con mis tijeras!

Cuando pisa racimos
tu abarca verde,
tu pie se vuelve sangre,
mi sangre nieve.
Pisa las uvas,
que como mis amores
ya están maduras.

Así ensayaron los actores la canción.

En Logroño, el poeta cuenta con un centro social desde 2011 que lleva su nombre. «El nombre de este centro social constituye el reconocimiento a un personaje histórico de nuestro país, cuyas cualidades fueron el saber poner su obra al servicio de los sectores más humildes, elevar con su labor el grado cultural a amplias capas del pueblo para las cuales hasta entonces habían estado vetadas, o su firme compromiso con los valores de la libertad y la igualdad social», señaló la CNT al anunciar su inauguración.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Subir