La Rioja

“Los peregrinos franceses se sienten más seguros al ver a los gendarmes”

La Gendarmería Nacional francesa y la Guardia Civil cooperan por segundo año para hacer del Camino de Santiago un lugar más seguro y que los cientos de peregrinos que pasan por La Rioja cada día tengan el menor número de problemas posible. Existe además un proyecto para que las mujeres no realicen el camino solas. Pese a que habitualmente no se producen contratiempos, tienen a su disposición teléfonos en los albergues para avisar en caso de incidencia y alertar así a las fuerzas de seguridad.

Miguel Ángel Sáenz, portavoz de la Guardia Civil en La Rioja, ha indicado que en la comunidad riojana no suele haber incidencias. “La Guardia Civil se preocupa por el bienestar de los peregrinos y tratamos de evitar que se produzcan robos en los albergues”, indica Sáenz. Tras la buena relación que se mantiene con las autoridades francesas, este acuerdo transfronterizo se repetirá con seguridad en los próximos años. “Los peregrinos franceses se quedan sorprendidos y se sienten más seguros de ver aquí en La Rioja a los gendarmes”, resalta Sáenz.

El brigada Antonio Romero de la Gendarmería francesa explica que “estamos en la Ruta Jacobea para hacer patrullas mixtas con la Guardia Civil en las zonas por las que pasa el Camino de Santiago. Nuestro objetivo es dar seguridad a los peregrinos y ayudar en cualquier infracción que pueda surgir”. Durante la realización del camino puede haber diversos incidentes como: gente que se despista o se pierde, gente que está cansada y necesita ayuda, gente a la que le han robado la cartera y necesita poner una denuncia.

“Lo más duro del Camino de Santiago es tu mente”, expresa Oliver Curcuru, un ciudadano francés que está realizando el camino por primera vez. Nacido en Alemania, criado en Luxemburgo y actual residente en Mallorca, este año está llevando a cabo un documental sobre la salud de los peregrinos. “Hemos hecho unos test al principio y haremos otros al final para ver si se pierde peso y cómo afecta a la salud hacer el camino”, ha explicado Curcuru. En cambio, en su primera etapa hizo el camino junto a sus amigos con un objetivo más espiritual.

Los peregrinos se sienten más seguros con la presencia policial durante sus etapas del camino. “La relación con la Guardia Civil es muy buena y eso hace que todo sea más fácil para las tres partes. Somos fuerzas policiales muy parecidas y tenemos los mismos métodos de trabajo”, ha afirmado Romero. Para Curcuru, “la presencia policial es un punto muy importante, si tú estás caminando con tu mente en paz no quieres que otras cosas se te pasen por la cabeza”.

El Camino de Santiago es internacional. Personas de todo el mundo acuden a España con el objetivo de llegar a Santiago de Compostela y completar el camino. “Doy las gracias a los policías que patrullan el camino, ellos saben hablar con la gente en varios idiomas y hacen que la gente se sienta segura”. La capacidad de hablar varios idiomas es fundamental para poder comunicarse con peregrinos que llegan desde todas partes. Casi todos los efectivos que tenemos en el camino hablan más de un idioma”, afirma Sáenz. Según el gendarme Romero, “un francés que no sabe mucho español, se pone muy contento al ver a las autoridades francesas”.

Al igual que la Gendarmería acude a España, también se desplazan a Francia efectivos de la Guardia Civil. Con motivo de los Juegos Olímpicos, habrá varias patrullas españolas por las calles de París. Los dos agentes de la Gendarmería francesa que han acudido a La Rioja son de origen andaluz, sin embargo, dominan el idioma galo a la perfección.

Subir