La Rioja

Pescan un siluro gigante en Calahorra: “Tardamos más de media hora en sacarlo”

¿Quién le iba a decir a Rubén que en una jornada tranquila de pesca con sus amigos iba a encontrarse con semejante sorpresa? Una sorpresa de más de dos metros y un peso de “yo calculo que andará por los 80 kilos”.

Así de frente, cara a cara, los siluros dan mucho respeto, y por si fuera poco son una de las amenazas más relevantes para los ecosistemas fluviales. Con esos prominentes seis barbillones peribucales (los ‘bigotillos’) son unas de las especies más difíciles de pescar debido a su tamaño y fuerza, y así lo confirma Rubén.

El viernes no se estaba dando bien, en cuanto a pesca se refiere, pero a eso de las 8 de la tarde llegó en el Ebro, en la zona de Calahorra, la captura inesperada. “Llevábamos toda la tarde sin capturar nada, pero sonó la flauta”. ¡Y vaya flauta! “No nos lo esperábamos ni de lejos”, confiesa Rubén.

Fueron más de 30 minutos intentando sacar al siluro del agua. “Entre la fuerza y el peso era muy complicado, pero, además, el puesto donde estábamos tenía un escalón bastante majo y al principio parecía imposible. Menos mal que estaba con otro amigo, y entre los dos…”.

Rubén añade que se encontraban apostados en medio del cauce. “No es lo mismo cogerlo en Mequinenza (Aragón), una de las mecas de la pesca y donde va mucha gente ‘ex profeso’ a por ese tipo de animales. La gracia es que en mitad del cauce salgan animales de este estilo”.

Una vez en tierra, tirados en el suelo descansando por los esfuerzos, tocaba ver de cerca lo conseguido. Rubén y su amigo seguían sin creerlo. “Siempre suelo llevar un metro. Lo saqué, pero no alcanzaba. Nunca esperas pescar algo que supere los dos metros”.

Tras la gesta, el siluro fue devuelto al río. “Este tipo de animales son especies invasoras, y se les debería dar muerte, pero nosotros no lo hicimos”.

Subir