La Rioja

Las máquinas entran, por fin, en la calle Sagasta

Las cosas de palacio van despacio. Y en las obras de reurbanización de la calle Sagasta la cosa no iba a ser distinta. Tras cuatro días preparando los trabajos con labores de señalética, las máquinas ya actúan en una vía clave para acceder al centro de Logroño desde el norte de la ciudad, cortada al tráfico -salvo para acceder a garajes y fincas- desde el pasado lunes. Toca tirar de paciencia, pues los trabajos se prolongarán (al menos, esos son los plazos fijados) hasta final de año para crear puertas de entrada y salida en los cruces con Ruavieja y Muro de la Mata y habilitar una plataforma de coexistencia entre peatones y el tráfico rodado.

Mientras se ejecuta esta primera fase de los trabajos, los peatones pueden circular con normalidad en las zonas no acotadas por vallas, de igual modo que está totalmente habilitado el acceso a viviendas y negocios.

 

Sí se ven afectados los aparcamientos de motos y la zona de carga y descarga junto a la Plaza de Abastos, que se han eliminado desde que el pasado lunes se cortase la calle. Asimismo, durante esta semana y la siguiente (hasta el 30 de junio) se permitirá el acceso a la calle Hermanos Moroy y se habilita un único carril de salida en dirección a la calle Muro de la Mata. La última de las afectaciones son las de los contenedores de residuos, que se han desplazado hasta la calle Portales mientras se ejecuta esta primera fase de los trabajos.

El proyecto definitivo de remodelación -cuyo presupuesto es de 1,3 millones de euros- contempla aportaciones recogidas en el proceso de diálogo mantenido con los vecinos de la zona y cuentan con un plazo de ejecución de cinco meses.

Radares ‘pedagógicos’

La propia definición del proyecto ya se produjo a trompicones. El diseño inicial -planteado por el anterior equipo de Gobierno (PSOE, Podemos y PR+)- planteaba una plataforma única a lo largo de toda la calle Sagasta, desde el Puente de Hierro hasta el Paseo del Espolón, pero con el cambio en el Ayuntamiento tras las elecciones municipales, los nuevos mandatarios apostaron por acotar el área con una única plataforma entre Hermanos Moroy y la calle Carnicerías. En esos 120 metros de tramo la prioridad será peatonal y los vehículos tendrán limitada su velocidad a 20 kilómetros por hora.

En Ruavieja y Muro de la Mata se construirán las puertas de entrada, que instan a que los vehículos entren a velocidad reducida y actúan como ‘recordatorio’ -tanto físico como visual- de que los vehículos acceden a una zona singular en la que no se circula como en las vías tradicionales. Por si algún conductor no ‘captase la indirecta’, el proyecto se completa con la colocación de cámaras y radares ‘pedagógicos’ (no disparan, pero muestran caras sonrientes o enfadadas en función de la velocidad) en ambos sentidos.

En el tramo comprendido entre las calles Carnicerías y Marqués de San Nicolás las aceras se ensancharán hasta los 1,80 metros para adecuarse a la normativa actual de accesibilidad. Otra de las novedades en la vía será la colocación de bolardos, jardineras colgantes y elementos de protección para proteger los umbrales de los portales de los aparcamientos indebidos.

Entre Carnicerías y la calle Marqués de San Nicolás se ensancharán las aceras hasta los 1,80 metros.

Al contar con financiación de los fondos europeos, esta modificación -junto con la eliminación del carril bici en Avenida de Portugal y el voladizo ciclopeatonal sobre la A-13- ha sido una de las fiscalizadas por el Ministerio de Transportes, que instó al Ayuntamiento restaurar los proyectos a su estado primigenio, ante el riesgo de perder la financiación comunitaria. A día de hoy, la Administración central aún estudia el recurso municipal, a fin de decidir si valida los argumentos del Consistorio o insta a la devolución de la subvención.

Renovación de servicios

La reurbanización de la calle Sagasta servirá para renovar los servicios de la vía en lo que respecta a redes de abastecimiento y acometidas domiciliarias. En concreto, se sustituirán 420 metros de instalaciones de fibrocemento por nuevas canalizaciones de tubería de fundición y se renovarán las recogidas de aguas de escorrentía superficial y un pequeño tramo soterrado en la zona próxima a Ruavieja.

Por último, se sustituirán todas las luminarias de la calle por otras de tecnología LED (manteniendo la estética de las farolas actuales) y se soterrarán los cables aéreos que cruzan la vía en determinados puntos.

Subir