El astro

Haro marca la máxima en un miércoles propio de agosto a principios de junio

FOTO: EFE/ Raquel Manzanares.

Se abrió la veda. En las oficinas riojanas ya está permitida una de esas discusiones que dejan a la altura del betún el más airado de los debates parlamentarios. ¿Aire acondicionado sí o todavía no? Quienes miren al calendario defenderán que aún es pronto para desempolvar el aparato, pero quienes prioricen el termómetro no dudarán en asegurar que ya va tocando.

Porque las temperaturas de este miércoles en La Rioja son más propias de un mes de agosto que de principios de junio. El Lorenzo se ha puesto furioso y ha precalentado la comunidad con máximas que arrancan goterones de sudor e invitan a separar las carnes propias y ajenas. Porque no es demasiado habitual que antes del coreado 40 de mayo las piscinas comunitarias riojanas tengan ya solicitudes para emular al equipo nacional de natación sincronizada.

En una decena de estaciones meteorológicas de la comunidad (prácticamente la mitad de las que dispone el Gobierno autonómico) han superado los 30 grados este miércoles, en el que Haro se ha llevado la palma con sus 33,5 grados centígrados. Buenos tiempos para las heladerías y las terrazas, mala época para ‘pretarse’ un cocido.

El calentón tendrá continuidad este jueves, con el aliciente de que las temperaturas mínimas no se conformarán con ser menos y también se vendrán arriba, con valores que oscilarán entre los 13 grados de Haro y los 16 de Calahorra. Será la bienvenida a una jornada en la que el mercurio irá escalando paulatinamente hasta marcar los 34 grados en Logroño y los 36 en Calahorra.

De cara al fin de semana, según las previsiones de la Aemet, ya te puedes ir acostumbrando. Al menos de inicio, porque se esperan máximas de hasta 35 grados el viernes y de 33 grados el sábado, aunque el domingo el Astro volverá a experimentar uno de sus requiebros para desplomar las temperaturas en seco: raro será que se superen los 20 grados en algún punto de la comunidad.

Subir