El astro

Mayo va camino de ser un mes “húmedo” o “muy húmedo” en La Rioja

FOTO: EFE/ Raquel Manzanares.

Tormenta va y tormenta viene. Lo de este mes de mayo está siendo de mucho paraguas y poca gafa de sol. Las lluvias se han hecho de rogar en La Rioja pero por fin han aparecido, y con ganas, rebosando los pluviómetros de muchas zonas de la comunidad. Aunque los embalses riojanos se mantienen al 88 por ciento de su capacidad una semana más según los datos facilitados este lunes por la CHE, el agua arrojada ha sido abundante y necesaria, más allá de que el cielo ha sacado su cara más amarga con el granizo de este pasado fin de semana.

A falta de que transcurran los últimos diez días y pasar la hoja del calendario, mayo será calificado como un mes “húmedo” o “muy húmedo”. Así lo asegura la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología, Paloma Castro, atendiendo al nivel de precipitaciones registrado con mayor incidencia en esta la última semana.

Por localidades, las estaciones agroclimáticas SIAR y las de la Aemet han recogido la precipitación acumulada entre el 1 y el 19 de mayo siendo Leiva la localidad que lidera el ranking de pluviometría con 106,9 litros por metro cuadrado. Le siguen Logroño y Santa Engracia del Jubera, con 89,7 y 89,3 litros, respectivamente. Por encima de los 80 litros se han quedado también Ausejo (80,9), Casalarreina (82,5), Entrena (82,5), Foncea (82,2), Rincón de Soto (82,1) y Villar de Torre (82).

Un escenario bien distinto al experimentado durante mayo de 2023, cuando el agua fue un bien escaso casi en toda la región. De hecho, este fue el sexto mes de mayo más seco del siglo XXI en el que el comportamiento pluviómetrico, tal como definió la Aemet, se definió como “muy seco”, especialmente en La Rioja Baja. Destacó, como contrapunto, Valdezcaray, donde las precipitaciones fueron de un 116 por ciento más, mientras que la estación ubicada en el Aeropuerto de Agoncillo acumuló 40,3 mm durante todo el mes, quedándose en el rango habitual de lluvias (45 mm).

Las previsiones meteorológicas para lo que queda de mes no apuntan a nuevos episodios tormentosos, o al menos como los vividos en los últimos días. Se espera que alguna que otra gota se escape en la primera mitad de la semana, pero conforme vayan pasando los días las temperaturas irán remontando para apartar los nubarrones. Será la última semana de mayo cuando más se note  la entrada del anticiclón con un tiempo más propio para la fecha.

Subir