La Rioja

Elrond, un perro guía que da ‘autonomía’ a su dueño por las calles de Logroño

Sergio Jiménez Foronda

Desde hace ocho años, ‘Elrond’, un perro guía que toma su nombre de un elfo de ‘El Señor de los Anillos’, acompaña a César Ortiz cada vez que pone un pie por las calles de Logroño para darle “autonomía y seguridad”, una acción cotidiana que la ONCE ha visibilizado este viernes de forma especial.

Así lo ha afirmado a EFE Ortiz, quien es vicepresidente del Consejo Territorial de la ONCE en La Rioja, momentos antes de participar en un paseo organizado por esta entidad y que ha partido de la plaza del Ayuntamiento de Logroño, acompañado de otras siete personas invidentes.

Esta iniciativa, que se enmarca en la Semana del Grupo Social ONCE en La Rioja, busca “visibilizar la labor que hacen los perros y reivindicar la accesibilidad dentro de la ciudad”, ha explicado Ortiz, quien ha apuntado que ‘Elrond’ es su primer perro guía y lo será durante un año y medio más antes de “jubilarse”.

EFE/ Raquel Manzanares

“Me hizo dar el salto a tener un perro guía ver que había otros compañeros a los que les daba autonomía y seguridad a la hora de moverte, sobre todo, en espacios que no conoces”, ha subrayado.

Incluso si son lugares ya conocidos, estos pueden cambiar de un día para otro, como es el caso de la zona en la que se han reunido para iniciar este paseo, en la que había unas pequeñas obras en marcha que, según han comprobado, “estaban bien marcadas con conos y los operarios estaban pendientes”.

Ha asegurado que, como ejemplifica la situación que se ha dado, “Logroño es una ciudad muy accesible”, sin embargo, “hay que seguir trabajando en que cada vez lo sea más, no solo para personas invidentes, sino para gente mayor y que va con carritos de niños o en sillas de ruedas”.

La capital riojana “es una ciudad muy cómoda y el perro guía te da una gran autonomía porque, al final, es el que esquiva un obstáculo y el que detecta si hay un peligro y se para”, ha asegurado.

Uno de los obstáculos que ha señalado como relativamente frecuentes en la Gran Vía logroñesa son los carteles de los negocios de hostelería “tipo de menú del día”, que no se colocan todo lo cerca de la pared que se debería y, como consecuencia, “al final, te chocas con ellos”.

Por ello, ha incidido en la importancia de “visibilizar esas situaciones, ya que, al final, es un tema de normativa, de que esté y de que se cumpla, algo que, en general, se produce en La Rioja”.

Nuestros ojos y oídos

Ortiz ha recordado que “la normativa de accesibilidad universal fue aprobada el año pasado por el Parlamento riojano y ahora está el desarrollo de los reglamentos, que es la parte más importante”.

EFE/ Raquel Manzanares

Ha demandado a la Administración pública que “en ese desarrollo de los reglamentos se vayan contemplando las nuevas situaciones que pueden ir apareciendo”.

Además de la ayuda que brindan los perros guía, existe “una vertiente emocional” en su tarea, ya que “no deja de ser un perro de compañía que, cuando nos trasladamos por cualquier sitio, es nuestros ojos y nuestros oídos para movernos”, ha subrayado el presidente del Consejo Territorial de la ONCE en La Rioja, Javier Muñoz, quien también ha participado en esta iniciativa.

Ha resaltado el objetivo de “sensibilizar sobre que existen estos animales y sobre que nos ayudan en el día a día a movernos por cualquier espacio”.

Esta visibilidad, ha incidido, es necesaria porque todavía “hay reticencias” a estos perros guía en algunos establecimientos y vehículos de la red de transporte público, sobre todo, ha dicho, en los taxis.

En algunos taxis, ha proseguido, “todavía existe esa reticencia (por parte el conductor) a que se monte un perro porque dice que le deja muchos pelos en el asiento y cosas así”.

Subir