Deportes

Guijuelo-UD Logroñés: Ataque sostenido

La UD Logroñés se la jugará en Las Gaunas al dar por bueno el empate en la ida de la semifinal

Debió ser mejor. Tampoco es que pudiera haber sido peor. Y suele pasar que cuando al equipo visitante le vale el empate y al local no le da para sacar algo más, el asunto queda en un empate a cero que mantiene la eliminatoria abierta, tanto para el Guijuelo como para la UD Logroñés.

En todo ensayo general hay ciertas cuestiones que pulir. Y la UD Logroñés o no pudo o no quiso enseñar todo su potencial ofensivo, porque eso exige exponer, arriesgar, sacrificar ciertas cosas, que este equipo, este sábado, no parecía por la labor de hacer.

Lo advirtió Diego Martínez en la rueda de prensa previa al partido. No dijo nada que pudiera sorprender. “Estamos acostumbrados a tener que ganar todos los partidos. Desde que me puse este escudo sé perfectamente que mi obligación es ganar…” Pero… “Pero un empate en liga significa perder dos puntos, en un playoff como éste empatar es un buen resultado”. Empatar fuera de casa en un playoffs cuando el resultado da el pase a los riojanos es hacer la primera parte del trabajo que se requiere.

A los tierra de la Sierra de Gredos, en un Guijuelo ajeno al fútbol hasta la hora del partido, el Guijuelo sigue tan eliminado de la semifinal como intactas mantiene su opciones de pasar a la gran final. Para ello deberá ganar en Las Gaunas, todo lo demás clasificará a la UD Logroñés, que ha jugado, sin duda, con ese resultado.

Perder en Guijuelo hubiera significado una catástrofe en la vuelta a un playoffs unas temporadas después. Y no se trataba de recibir en este ensayo general un revolcón que pusiera la temporada al borde del abismo. Se pide equipos experimentados para jugar estos encuentros, y eso ha demostrado tener la UD Logroñés, consciente, como casi todos, de que Las Gaunas esta temporada está siendo un fortín. Pocas cosas pueden resultar más inspiradoras para confiar en lo que está por llegar que el equipo invicto en su estadio se juegue el pase a la final en su estadio con el único objetivo de no perder el encuentro.

Y esto va de ascender. No de crear un estilo ni de configurar una realidad deportiva ajena a la categoría. A Guijuelo uno va, se come un plato de jamón, observa los coches que pasan por las calles, saca el resultado que le sea necesario y vuelve a casa para recuperar espacios menos ingratos.

La belleza de esta esquina de Castilla es solo comparable a la sensación de sofoco y agobio que genera ese campo de fútbol en el que los equipos se juegan su destino. Agobio que ha sentido el equipo durante la primera parte. El Guijuelo, pegajoso, ha incomodado en exceso a la UD Logroñés, que ha defendido, como durante el curso, correctamente. Los caballos estaban sujetos. Sin picar espuela, sin apretar las rodillas. Tranquilos.

Sostenido el equipo, el Guijuelo ha ido claramente de más a menos, ante una UD Logroñés que ha salido mejor en el segundo tiempo y ha dominado la situación en esa parte final del choque. Hasta el arrebato final local, sabedor de que este empate, en este ensayo general, le obliga a ganar en Las Gaunas. Y esa, sin duda, será otra historia. Ya no habrá nada que sujetar.

Los playoffs no se juegan, tan solo se superan. Es un cuestión de supervivencia. El objetivo es que el otro quede en la trinchera. Y la UD Logroñés ha salido con vida del duelo en Guijuelo. Lo ha hecho en un ensayo general en el que no ha estado solo. Guijuelo ha sido testigo de cómo la afición de la UD Logroñés adquiere el rango de equipo de superior categoría cuando llegan los momentos determinantes. Agotaron todas las entradas, en tiempo récord, y las calles de este pequeño pueblo que despide Castilla hacia Extremadura se han poblado de ambiente en un sábado primaveral anodino salvo por la presencia de estos riojanos que se aplicaron en conciencia con los frutos que ofrece este rinconcito del territorio. Imposible sujetar aquí a los caballos, en un fantástico ensayo general de cómo vivir un playoff de ascenso en blanco y rojo.

Subir