La Rioja

Los festivales riojanos se reivindican como ‘imán’ turístico

Los festivales musicales y culturales que se celebran en La Rioja a los largo del año son una fuente de atracción de turismo a la comunidad, tanto nacional e internacional, por lo que es importante mantener su actividad.

Así lo han explicado los organizadores de nueve de los festivales que se celebran en la comunidad riojana, que han participado en un acto en la Feria Internacional de Turismo, FITUR 2023.

Santiago Tabernero, director del Actual, ha recordado que en la pasada edición, que terminó hace menos de dos semanas, casi 30.000 personas “han sido testigos de nuestro festival” y ha incidido en que “a principios de año es para nosotros captar atención, pero también por las fechas estamos fuera del circuito de festivales y eso nos lo complica”.

“Además, el invierno nos obliga a tener un perfil de espacios cerrados y por eso ha sido importante regresar al Palacio de los Deportes, teníamos muchas ganas”, ha explicado Tabernero, que ha recalcado que Actual “es un escenario de culturas contemporáneas y por su carácter multidisciplinar, contribuimos a crear un turismo cultural muy interesante” ya que “también somos un punto de encuentro de ciudades cercanas, que están a menos de una hora”.

Amets Rodríguez, de Ezcaray Fest, ha recordado que este festival musical se celebra a finales de julio “y en 2022, cuando por fin hemos podido hacer una edición completa, hemos tenido una gran acogida, por encima de las expectativas” y por eso “ahora trabajamos para hacer una nueva edición que esté a la altura de lo que es Ezcaray, en naturaleza, entorno o gastronomía”.

En la próxima edición, que se celebrará del 28 al 30 de julio volverán a tratar de completar el aforo, con más de 4.000 personas, “y también llenar las calles de vida con la programación paralela”; los carteles de Ezcaray Fest tienen ya confirmados a El Drogas, Tobogán, Depedro y Huntza.

La gran sorpresa de los festivales riojanos fue en la pasada edición Holika, en Calahorra, con 55.000 asistentes “que es una cifra que asusta, pero todo se alineó y salieron las cosas, disfrutamos y fueron días preciosos, con las calles inundadas de juventud y sin incidentes”, ha afirmado el organizador de este festival de música electrónica y urbana, Mario Cornago.

La próxima edición, la quinta, en la que se marca el objetivo de llegar a 60.000 asistentes, se celebrará de 29 de junio al 1 de julio y ya tiene confirmada la actuación del puertorriqueño Mora.

El Fardelej de Arnedo cumplirá su décimo aniversario este verano, los días 14 y 15 de julio, con un concepto “más amplio” que en pasadas ediciones, ha explicado su promotor, Ernesto García, que ha recalcado que “desde el principio creemos en el valor turístico de un festival, por eso desde entonces mantenemos visitas culturales, a industrias y actividades paralelas” porque “creemos que tenemos mucho que aportar”.

Sobre el próximo Fardelej ha detallado que “vamos a volver al centro de la ciudad, a grandes espacios, para parecernos a las seis primeras ediciones” y dejar atrás las marcadas por la pandemia.

También ha aludido a la “importancia de proyectar en los festivales los valores de La Rioja” el organizador del Muwi en Logroño, José Luis Pancorbo, que ha reclamado el “el entender la música como un vehículo para contar cosas a gente que viene de fuera” en su caso “con hincapié en el vino y la gastronomía”.

El resto de festivales que se han presentado en FITUR tienen componentes diferentes, como el Sierra Sonora de Viniegra de Abajo, que celebra una actividad en cada estación -dentro de dos meses será la de primavera- y que “desde el principio se creó como una modo de romper la brecha cultural entre las ciudades y los pueblos” además de “mostrar un entorno natural único” lo que hace que “también tengamos un tope de asistencia en 600 personas”., ha detallado su organizador.

Algo parecido ocurre con el Sonoverso de Berceo, ha detallado Pablo Gómez, que ha apostado solo por grupos y artistas riojanos “porque queremos que nos conozca la gente de fuera, pero también servir de trampolín para nuestros artistas”.

El Rock Art Land de Santo Domingo de la Calzada, que el año pasado contó con 15.000 asistentes, se ha marcado el objetivo de tener una presencia internacional mayor, para mantener con la ocupación hotelera “total” de la edición de 2022, en este caso del 14 al 16 de julio de este año ha detallado Anita Ruiz.

Por último, Sara Illana, de La Rioja Festival ha incidido en que esta iniciativa de música clásica, que contará con 10 conciertos del 5 al 14 de mayo, está ideada “para todos los públicos” y para que cada actuación “sea una experiencia, en la que los asistentes conozcan los pueblos y ciudades, disfruten de la gastronomía, el vino y luego de la música”.

Subir