La Rioja

Carrusel de coches abandonados en Logroño: ¿desguace o expropiación?

Cansado de dar vueltas para aparcar. Una y otra vez pasas por la misma calle. Ningún coche se mueve, pero hay uno en concreto que parece que no lo ha hecho desde hace tiempo. Misma situación en tus paseos diarios. Siempre el mismo vehículo, en el mismo sitio y con cierta capa de polvo. No es raro encontrar un coche abandonado en plena calle, pero retirarlo de la vía pública no es tan fácil como pueda parecer. Conlleva un trámite burocrático que puede demorarse meses.

En lo que llevamos de año, «tenemos controlados aproximadamente setenta vehículos con síntomas de abandono en la ciudad de Logroño», señalan desde el Ayuntamiento de Logroño. Aproximadamente hace una semana, el Sereno de NueveCuatroUno recibía la denuncia de un vecino que mostraba cómo un Peugeot llevaba «huérfano» desde hace varios meses en la calle Estanque de la capital riojana en muy malas condiciones. A raíz de esta denuncia, comenzó el carrusel.

«En la calle Marqués de la Ensenada y Villamediana de Logroño comienzan a proliferar vehículos abandonados, sin ITV e incluso con aviso de retirada de grúa que nunca se ha llevado a cabo». «En la zona de Soto Galo un Audi lleva meses y meses aparcado en un estado lamentable. Sucio, con los cristales rotos, con riesgo de incendio y vandalismo. Llevo seis meses reclamando al Ayuntamiento y nadie viene a retirarlo».

Desde el consistorio confirman a NueveCuatroUno que para que un vehículo se considere abandonado no se tiene en cuenta si abonan o no el Impuesto de Circulación. Según la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, la administración competente podrá ordenar el traslado a un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos para su posterior destrucción y descontaminación cuando transcurrido más de dos meses desde su inmovilización o retirada de la vía pública, su titular no haya formulado alegaciones.

Además, cuando permanezca estacionado durante más de un mes en el mismo sitio con desperfectos que impidan moverlo por sí solo o le falten las matrículas o cuando, tras un accidente o una avería, se deposite en un recinto privado y su titular no lo retire antes de dos meses.

De todas formas, antes de que la grúa se lleve el vehículo, el propietario recibirá un aviso por si los remordimientos pueden con él. Si no surte efecto y no se hace cargo de él antes de un mes, acabará en el desguace.

Trámites, trámites y más trámites que ahora la Dirección General de Tráfico quiere recortar con la entrada de una nueva instrucción dándole al coche abandonado una segunda vida y terminando con la lacra de los vehículos ‘huérfanos’ en las vías públicas. Si está en condiciones, la norma establece la posibilidad de que la autoridad competente sustituya el tratamiento residual por su adjudicación a los servicios de vigilancia del tráfico. Una decisión que dependerá de la autorización del correspondiente jefe provincial de la DGT.

Subir