El Rioja

Las ventas de Rioja apuran el año con la esperanza puesta en Navidad

De igual forma que en otoño entró el frío en las viñas, y en el cuerpo, dejando los sarmientos rasos, también entró en los mercados. Fue pasar la hoja del calendario de septiembre y las aguas se calmaron dejando atrás unos meses frenéticos de ventas y un buen verano en la DOCa Rioja. Esta nueva estación no ha dejado el mismo buen gusto en boca y ahora las miradas se posan en este mes que acaba de entrar. La recta final antes de cerrar el ejercicio y determinar si el balance es positivo o no.

«Ha sido en la segunda mitad del año cuando se ha empezado a notar esa bajada de ventas, pero también es entendible porque estamos ante un momento muy inflacionista donde están subiendo todos los precios, los tipos de interés y derivando en una menor capacidad económica para el consumidor. A fecha del mes de octubre, el ritmo de crecimiento de las ventas en Rioja está en el 1,7 por ciento, mientras que durante el primer trimestre del año rozaba el 10 por ciento, siendo además la exportación la que peor está funcionando», apunta el director general del Grupo Rioja, Íñigo Torres.

Una pérdida de fuerza en este crecimiento que, sin embargo, confía en que de una vuelta en la campaña de Navidad: «Tras varios años complicados la ganas de salir y compartir con la familia y amigos se palpan en el ambiente. Y no cabe duda que en toda celebración nunca falta el vino. Así que esperamos y deseamos que en este final de año se produzca ese repunte de ventas que suponga un punto de inflexión para las bodegas».

Mismas esperanzas puestas desde Ollauri. En Valenciso, Carmen se refiere a un «otoño tranquilo» que se prolongará hasta el próximo puente de diciembre. «Confiamos mucho en las navidades, pero es cierto que el ánimo está frío, así que solo queda afrontarlo con un buen vino», ríe.

Las sensaciones en esta bodega son positivas tras un año «de buenas ventas y en el que se ha vendido más vino que otros años», con los paquetes de regalos listos para enviar a empresas y fuera del país. Sin embargo, inciden en la importancia que tiene para las bodegas esta temporada para poder cerrar en condiciones el año.

También hay optimismo en Bodegas Zinio a las puertas de despedir este 2022: «Ahora mismo nosotros rondamos los niveles de ventas del último trimestre de 2021, pero no sé cuál será la tónica general. Además, hemos podido subir algo los precios para poder repercutir el incremento de costes que venimos afrontando desde hace meses».

Su gerente, Ricardo Leza, reconoce que hay una bajada de ventas en esta campaña de Navidad que ya viene marcando ritmo desde hace un par de meses. «Se puede hablar de una campaña discreta, correcta y normal, pero esa ralentización en el volumen de ventas no es algo drástico».

Subir