Educación

FapaRioja pide cocinas en los colegios públicos por la «pésima calidad» del menú

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Fapa) de Centros Públicos de La Rioja ha pedido que se devuelvan las cocinas propias a algunos de estos colegios ante «la pésima calidad» de los menús escolares que se sirven en los mismos actualmente.

En una nota, ha indicado este jueves que es «indignante» y «alarmante» que los alumnos «estén mal alimentados o pasen hambre en los comedores escolares de La Rioja». Por ello, ha incidido en que «hay que volver a poner la salud de nuestros escolares en el centro, devolviendo las cocinas propias a los centros y empleando alimentos y productos de calidad».

Ha recordado que, el próximo día 19, se votará una enmienda a los presupuestos de La Rioja de 2023 para devolver algunas cocinas propias a varios colegios de la región, después de que, en los últimos veinte años, hayan desaparecido de diferentes centros, «perdiendo en calidad la alimentación». También ha considerado que «este puede ser un punto de partida para comenzar a revertir la privatización de los comedores».

El servicio de comedores escolares en La Rioja está externalizado y, «en la gran mayoría de colegios, se sirve un catering elaborado por Serunion, un gigante multinacional del catering con numerosos antecedentes y negligencias graves en La Rioja», ha subrayado.

También ha explicado que, desde el curso pasado, ante las quejas recibidas, las familias, en numerosos colegios públicos, realizan catas de los menús semanalmente para registrar las calidades y reportar las incidencias.

Desde el comienzo de este nuevo curso 2022-2023, el número de reportes e incidencias «se ha disparado», ya que se han detectado «comida mal cocinada, pasada de cocción, con mala presentación y mal aspecto, sabores fuertes, productos de baja calidad y pescados de cuarta categoría -casi siempre servidos con espinas a los menores-«.

Otras de las quejas que ha citado son «hamburguesas, o más bien sucedáneo, con tan solo un 60 por ciento de carne; productos industriales y precocinados, como la tortilla envasada o los zumos con edulcorantes».

El pasado 21 de noviembre, representantes de FapaRioja y de la Consejería de Educación se reunieron para analizar la gestión de los comedores riojanos, las altas ratios de menores por cada monitor, la falta de especificidad con niños con intolerancias alimentarias y ofrecer la opción de la comida halal, entre otras.

«Si el curso pasado la comida ya dejaba mucho que desear y recibíamos muchas quejas y preocupación de las familias, este año ya es alarmante», según esta Federación, que ha citado «incidencias e incumplimientos de contrato por la dejadez por parte de la empresa, que incumple sistemáticamente muchos de los compromisos firmados».

Serunion da servicio a los colegios públicos de La Rioja desde hace 8 años y acumula, según FapaRioja, «un historial de antecedentes, algunos de ellos muy graves», por lo que no entiende que «pueda seguir participando en concursos públicos sin ningún veto o penalización».

Parece que estos alumnos son «ciudadanos de segunda o tercera categoría y esta empresa sigue haciendo negocio impunemente en La Rioja», según FapaRioja, que considera que es básico que todos los implicados busquen soluciones para garantizar una alimentación de calidad a todos los alumnos.

Subir