Deportes

El Calahorra pierde dos puntos ante el Atlético Baleares

Foto: CD Calahorra

El Calahorra ha empatado ante el Atlético Baleares (1-1), en un duelo muy igualado. Baselga adelantó a los locales justo después del descanso. Tuvo la victoria muy cerca el cuadro riojabajeño, que se ha llevado un duro jarro de agua fría. Canario, aprovechando un penalti que él mismo forzó, ha empatado para los insulares en el 90. Los calagurritanos se quedan con 12 puntos, pese a sus notables esfuerzos y buena imagen. Pero claro, el juez supremo es el marcador.

Los rojillos venían de empatar frente a la UD Logroñés y dar buenas sensaciones en Las Gaunas. A los de Juan García funcionó el trivote y han vuelto a repetirlo, con Gil, Vidorreta y Robles protegiendo el centro del campo. Miguel Martínez cayó lesionado, así que Limones ha asumido la portería. Enfrente, unos visitantes que cayeron eliminados en la Copa a escasos kilómetros, ante el Arnedo. Los pupilos de Jordi Roger volvían a La Rioja con la intención de dominar, aunque sin peligro. Batalla física desde el primer momento, en una contienda muy peleada. Por esos momentos, el colegiado tampoco abusaba de las tarjetas.

Con mucha intensidad, el Calahorra ha tratado de dominar un juego muy repartido. Ambos conjuntos eran partidarios del fútbol vertical y rápido. Muchas veces, demasiado. Santana ha probado a Lucas con un seco disparo. Arias, por su parte, tenía algo más de imaginación que sus compañeros. Sus pases en profundidad creaban buenas para sus compañeros. También destacaba Ángel López, especialmente por su valentía. El joven lateral derecho cedido por el Zaragoza no pasaba desapercibido. Corría el reloj y había muchas ganas en los dos equipos, pero el duelo era de trincheras.

Foto: CD Calahorra

No ha podido ser mejor la salida local después de vestuarios. Tras una primera llegada, el marcador se ha abierto en el 47′. Centro de Canella, peinada de Robles y remate a la red de Marcos Baselga para colocar el primero y sacar a los suyos de la zona roja. Lo más difícil ya estaba hecho. El Atlético Baleares no ha acusado demasiado el golpe y de hecho, Pastrana ha disparado al poste. Valentía en los vestidos de negro, aunque bien contenidos por la defensa rojilla. En línea ascendente, los riojanos sumaban siete de los últimos nueve puntos en juego y por ahora, sin encajar. Unas cuentas provisionales que terminarían derrumbándose.

Foto: CD Calahorra

Juan García ha metido al verde a Chinchilla y su equipo jugaba ahora más cerca de Lucas Díaz, con muy buenos minutos de control y juego. Llegadas, saques de esquina, balón parado y oportunidades. El 2-0 ha estado en un suspiro. Ander Vidorreta, solo para empujarla en el área chica, la ha mandado arriba. Una ocasión de órdago que hubiera cerrado esta mañana otoñal. Sufrir estaba en el guion y Limones ha desviado con la manopla un disparo muy peligroso de Kaxe. Dos minutos después, réplica para Pablo Santana. El canario ha controlado muy bien, pero no ha engatillado con suficiente fuerza. Se perdonó (y al final, se pagó caro.).

La tensión era notable sobre el césped, con mucha tangana y poco juego. Todo parecía controlado, hasta que ha llegado el minuto 89. Lanzamiento de falta lateral para el Atlético Baleares, servicio directo hacia Canario, control espléndido y derribo claro de Canella. Era dentro del área; así que pena máxima, que el propio Canario ha transformado desde los once metros. Todavía quedaban seis minutos de añadido por delante, así que los visitantes han olido sangre. De hecho, han podido ganar el partido, con claras ocasiones en las botas de Dioni y Adighibe.

El Calahorra, que también quería vencer; ha sacado a Luna y Rojas como recursos para el balón parado. Sin embargo, no hubo opción y los rojillos visitarán al Alcoyano el próximo sábado (16:00).

Subir