La Rioja

El Centro de Salud Sexual tendrá una unidad para personas transexuales

El Centro de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (CASSR) de La Rioja incorporá en breve una unidad específica de atención a personas transgénero, para cumplir lo dispuesto en la Ley Trans recién aprobada por el Parlamento regional.

Así lo ha explicado la consejera de Salud, María Somalo, en su visita al CASSR, situado en un edificio anexo al Hospital de La Rioja, donde se atienden las consultas de anticoncepción y de enfermedades de transmisión sexual y se realizan los trámites para interrupción voluntaria del embarazo.

La nueva unidad que se ubicará en estas instalaciones facilitará a las personas transgénero un servicio integral de acompañamiento y asesoramiento sobre las cuestiones que se planteen, además de posibilitar el acceso a tratamientos específicos dentro de la sanidad pública riojana.

Para este servicio se va a poner en marcha el proceso para contratar al menos a un psicólogo residente, especializado en este tipo de cuestiones, que contará con el apoyo del servicio de Endocrinología de la sanidad riojana.

La consejera de Salud ha destacado que ahora se cumple un año de la puesta en marcha de este centro «y hay que celebrar el éxito con el que ha trabajado en este tiempo, en el que ha tenido que ampliar sus servicios para responder a la demanda de los riojanos y las riojanas».

Paula Guerrero, gerente de Atención Primaria de La Rioja, ha detallado que este centro atiende una media de unas 400 consultas mensuales relacionadas con anticoncepción, unas 250 de gionegología y alrededor de 60 sobre enfermedades de transmisión sexual.

María José Puente, jefa de Ginecología del Hospital San Pedro, ha destacado que la centralización de servicios que estaban dispersos en diferentes lugares «ha aportado rapidez a la atención e intimidad a las mujeres».

Ha incidido en que la formación a médicos y matronas que se realiza desde este servicio, centrada en anticoncepción, permite reducir el número de embarazos no deseados y de solicitudes de interrupción de embarazo; de hecho, en el último año, en ese apartado, se ha pasado de una media de 24 solicitudes al mes a unas 20.

Subir