La Rioja

El SPPME alerta del alza de la conflictividad nocturna en Logroño

El Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (SPPME) Logroño ha exigido este miércoles, ante el aumento de la conflictividad nocturna en las calles, la ampliación inmediata de la plantilla de Policía Local de la capital riojana.

«Queremos dejar constancia de nuestra honda preocupación por el cariz que viene tomando la inseguridad en las calles de Logroño, donde cada vez es más frecuente encontrarse con algún problema si se sale a según qué horas», ha detallado. Por ello, ha instado al alcalde, Pablo Hermoso de Mendoza, a que termine con el «bloqueo» en el Ayuntamiento en los últimos tiempos y «se ponga a trabajar en serio ya, aunque tarde», en la oferta de empleo público 2022.

Este sindicado pide, en esa oferta, un aumento «considerable» de la plantilla de Policía Local, debido al «incremento de las intervenciones violentas, con armas blancas diversas de por medio, vandalismo y carreras ilegales», entre otros hechos.
Ha añadido que, ante la política de seguridad del PSOE, consistente en la disminución de efectivos policiales de las calles, los agentes se encuentran, en demasiadas ocasiones, sin los mínimos necesarios para trabajar en condiciones aceptables, donde ven en riesgo su propia integridad.

 

Como ejemplo de ello ha citado los incidentes registrados el pasado fin de semana en la sala Concept, durante la celebración de Halloween, en la que el servicio policial contaba con solo dos patrullas para toda la ciudad. Este sindicato ha indicado que esos cuatro agentes no pudieron acudir al suceso al estar ocupados en otras intervenciones.

«En días como estos, con corporaciones anteriores de todo color e ideología política, el servicio policial contaba con entre seis y ocho patrullas», ha subrayado el SPPME Logroño, que entiende que el actual Gobierno local «se empeña en maquillar la realidad». También ha citado el dispositivo conjunto de la Policía Local y Nacional para controlar más de 200 vehículos y 500 personas concentradas en la noche del pasado viernes en el polígono de Cantabria.

Ese dispositivo consistió en cinco agentes de la Policía Local y uno de la Policía Nacional, ha dicho, y «si salió bien, fue por el celo profesional de los compañeros, que no contaban con los medios humanos suficientes»; mientras que resto de la capital riojana se quedó sin Policía Local.

Se ha referido a que la pasada semana, por primera vez desde la Maratón de la Ciudad de Logroño, se solicitó el refuerzo del servicio policial para su presencia institucional durante la capilla ardiente del fallecido edil Francisco Pérez, «refuerzo en número de efectivos igual al de los agentes de servicio durante las noches de esa misma semana».

Subir