La Rioja

El servicio de Pediatría de Alberite, en una caseta de obra

CSIF ha asegurado este miércoles que la consulta de pediatría del centro de salud de Alberite se pasará en una caseta de obra sin luz natural suficiente, ni ventilación adecuada, ni aseos.

La nueva ubicación, anexa al centro de salud, es «vergonzosa, donde niños, padres y profesionales compartirán un espacio que dudosamente cumple las normas sanitarias, de prevención de riesgos laborales y de seguridad», ha asegurado este sindicato.

Ha añadido que, mientras ocurre esto en el centro de salud de Alberite, «el Gobierno prefiere dedicar los recursos a un precioso parque infantil en las urgencias pediátricas del Hospital San Pedro de Logroño».

Además, se ha referido a que el sistema informático (SELENE) del centro de salud logroñés 7 Infantes se ha caído y durante dos días y durante la primera hora de hoy no se ha podido pasar consulta, ni tramitar recetas, ni realizar informes.

CSIF ha precisado que, en la convocatoria de la Mesa Sectorial de Sanidad de este viernes, «todos los problemas expuesto ni están, ni se les espera, pero como gran punto del orden del día aparece la integración del Hospital de Calahorra».

Tampoco aparecen temas «sangrantes», como que el personal de enfermería del centro de salud de Alberite se les obliga a atender el trabajo ordinario de la Residencia de Albelda y cómo a todo el personal se le acumula el trabajo de los compañeros que están ausentes debido a la gestión del Gobierno para contratar personal.

CSIF ha recomendado a la presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu; y a la consejera de Salud, María Somalo, «menos fotos con pompa y boato y más solucionar los temas mundanos y extremadamente graves que están sufriendo los profesionales de la sanidad riojana y, por ende, la población».

Les ha pedido que solucionen estos temas, que son «avergonzantes», ya que «está muy bien inaugurar equipos de alta tecnología, pero es, como poco, sonrojante que los niños de la zona de Alberite y los profesionales sanitarios tengan su consulta en una caseta de obra, como si fuesen ciudadanos de países tercermundistas».

Subir