La Rioja

Logroño congela el IBI y el IAE, pero sube la tasa de basuras un 9 por ciento

Con el objetivo de continuar apoyando a las familias y al tejido empresarial de la ciudad, el Ayuntamiento de Logroño congelará los impuestos por segundo año consecutivo y mantendrá las actuales bonificaciones fiscales, que en el caso de las referentes al comercio local se encuentran en el máximo legal permitido.

Son solo algunos de los algunos de los aspectos que incluye el Proyecto de Ordenanzas Fiscales que ha presentado este miércoles la concejala de Economía y Hacienda, Esmeralda Campos, con el objetivo de seguir estimulando la recuperación económica de la ciudad.

El proyecto propone mantener el actual tipo impositivo del IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles), que el año pasado bajó hasta el 0,59 por ciento, para apoyar a las familias logroñesas y estimular la recuperación económica mediante la reducción de la carga fiscal.

El comercio local que no esté situado en el Centro Histórico continuará con la actual bonificación del IBI, que en la última revisión pasó del 75 hasta el 90 por ciento, mientras que el comercio minorista que ejerza su actividad en este entorno de la ciudad continuará disfrutando de una bonificación del 95 por ciento, el máximo posible.

La tasa por recogida de basura y residuos sólidos urbanos será actualizada para afrontar el actual déficit en esta materia e incrementarse costes derivado de las últimas modificaciones de gestión de limpieza viaria y del nuevo servicio de recogida de residuos ‘puerta a puerta’.

Por ello, las tarifas de la tasa se incrementan en un 9 por ciento respecto a 2022, debido a que el servicio sufrirá en 2023 un incremento próximo al 35 % en cuanto a costes. Los motivos son varios, casi todos derivados de la entrada en vigor de la Ley 7/2022, de 8 de abril de residuos y suelos contaminados para una economía circular, que establece nuevas tasas que incrementan los costes para el Ayuntamiento, así como la extensión del servicio de recogida de orgánica al resto de la ciudad. También los costes de recogida y tratamiento de la fracción resto.

Respecto a la tasa por suministro de agua, se amplía la tarifa de uso doméstico establecido para las comunidades de vecinos a los edificios con varios locales o actividades y con un solo contrato de abono.

El resto de las tasas municipales, como el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), continuarán congeladas y con las actuales bonificaciones, que fueron incrementadas en 2022. Así, quienes inicien o trasladen su actividad industrial a locales o instalaciones alejados de las zonas más pobladas (Cantabria I, Cantabria II, Portalada I, Portalada II, Portalada III y Las Cañas) durante ocho ejercicios se podrán beneficiar de una bonificación del 50 por ciento; mientras que las empresas del sector TIC contarán con una bonificación del 95 por ciento.

En el ámbito de las plusvalías, se mantendrán los criterios de progresividad por tramos de valor catastral, donde destacan las bonificaciones incluidas en 2022 para nuevos tramos (bonificación del 80 % para los inmuebles que se transmiten de valor inferior a 50.000 euros; del 65 por ciento para valores de entre 50.000 y 100 000 euros; del 50 % para valores entre 100.000 y 150.000 euros; del 35 por ciento para valores entre 150 000 y 200 000 euros; y del 20 % para inmuebles que se transmitan entre 200.000 y 300.000 euros).

Las familias monoparentales o equiparadas continuarán teniendo el mismo tratamiento fiscal que las familias numerosas en las actuales Ordenanzas del Ayuntamiento de Logroño, aspecto que ya se incluyó por primera vez en el Ayuntamiento de Logroño en el Proyecto de Ordenanzas Fiscales del año pasado.

Nuevos precios públicos

La ordenanza reguladora referente a los precios públicos por la prestación de servicios o la realización de actividades incluye dos nuevos capítulos.

Por un lado, la creación de los precios de los espacios del Centro de la Cultura del Rioja (CCR), de cara a su próxima apertura y dotación de actividad; y, por otro, el nuevo servicio de inmersión lingüística que pondrá en marcha el Ayuntamiento de Logroño.

Lenguaje inclusivo y otras mejoras

El resto de las modificaciones propuestas en este proyecto de Ordenanzas Fiscales son consecuencia de la evaluación periódica de la actualidad normativa. Algunas de las modificaciones provienen de incidencias, dudas o sugerencias concretas planteadas por los ciudadanos en los diversos procedimientos administrativos, que se tienen en cuenta para realizar un análisis de las Ordenanza Fiscales.

«Estamos hablando de una actualización de las Ordenanzas con relación a las remisiones legales, mejorar la redacción y la concreción jurídica de su articulado. Todo ello con el fin de ser más eficientes y eficaces en la gestión de los procedimientos administrativos fiscales y, además, para intensificar las garantías de la ciudadanía», ha señalado la concejala de Economía y Hacienda, Esmeralda Campos.

Así, entre estas mejoras se encuentra la utilización del lenguaje inclusivo, así como una revisión de la redacción del articulado, más sencilla y clara, que aporte una mayor seguridad jurídica a la ciudadanía.

También se propone la mejora de procedimientos para aprobar actuaciones administrativas automatizadas en aras de una mayor eficacia; se completan artículos y se clarifican las obligaciones formales de los sujetos pasivos en las bonificaciones fiscales; o se aclara la documentación que debe ser presentada para ser beneficiario de la exención de determinados impuestos, entre otras modificaciones.

El Proyecto de Ordenanzas Fiscales para el año 2023 ya ha sido remitido a los Grupos Municipales, se aprobará en Junta de Gobierno y deberá ser ratificado en el Pleno ordinario del mes de noviembre.

Subir