La Rioja

El papa Francisco reabre el ‘Caso Gaztelueta’, cerrado «con errores» en 2015

«Pocas veces en mi vida me han dado una noticia tan buena como la que me dieron ayer por la mañana (por el pasado miércoles). La persistencia y el trabajo dan sus frutos». Con esas enigmáticas palabras dejaba intuir el diputado Juan Cuatrecasas lo que en pocas horas se convertía en una noticia de trascendencia nacional: el papa Francisco ha ordenado la apertura de una investigación canónica por los abusos sexuales continuados que sufrió su hijo, un alumno menor de edad, de manos del numerario José María Martínez Sanz mientras estudiaba en el Colegio Gaztelueta de Leioa (Vizcaya) entre 2009 y 2011.

El Tribunal Supremo ya condenó a dos años de prisión al profesor del centro del Opus Dei en septiembre de 2020. Una sentencia que para muchos fue inexplicable en su día. Cuatrecasas no la pone en duda: «Creo en el sistema como persona democrática que soy, pero hay cosas inexplicables, como que se rechazase la condición de superioridad de un profesor frente a su alumnos».

Aún así quedaba pendiente la investigación religiosa, que se cerró en falso en 2015 y que ahora gracias a la intervención papal se vuelve a reabrir. «La investigación de 2015, más que eso, fue una trampa a mi hijo», asegura el diputado riojano. Ya en 2018, el Vaticano habló de «errores» en ese procedimiento. «La decisión que ha tomado ahora el papa Francisco no es algo que se le haya ocurrido porque sí, no viene de la nada; es un paso adelante muy importante para nosotros, porque yo aún me sigo sintiendo cristiano, aunque haya gente que no lo entienda», comenta Cuatrecasas.

Tras la decisión del Alto Tribunal, su hijo escribió una carta al papa pidiéndole que se reabriese el caso canónico. La máxima autoridad eclesiástica contestó a la misiva del joven el pasado 12 de agosto: «Ya se terminó el estudio de todo el material que había aquí, en el Dicasterio para la Doctrina de la Fe. Por lo que parece a primera vista, es necesario abrir el proceso. Se hará una reunión para decidirlo. Luego nombraré el tribunal que llevará adelante el juicio. Te tendré informado», le escribió Francisco.

El pasado miércoles la reapertura del caso se convertía en oficial. El tribunal religioso que juzgará en España la actuación de la Obra y del colegio será el obispo de Teruel, José Antonio Satué. También formarán parte del grupo instructor la rectora de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), Mirian de las Mercedes Cortés Diéguez, y Federico Mantaras, vicario general de Jerez. El notario será José Luis Perucha, rector del seminario de Sigüenza-Guadalajara.

«El objetivo es que la Iglesia restablezca el buen nombre de mi hijo, y que empecemos a crear jurisprudencia positiva en este aspecto tanto en la justicia civil como en la religiosa», comenta Cuatrecasas que explica cómo «cuando mi hijo tomó la decisión de denunciar prácticamente ni había un protocolo de actuación, ahora los poderes públicos están dando pasos importantes como puede ser la Ley de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia» reconoce mientras asegura que «el Papa Francisco también está dando pasos claros hacia el restablecimiento del buen nombre de las víctimas».

Por otro lado para este padre ‘coraje’ lo importante es «dar visibilidad a estas víctimas que junto a los niños que han sufrido abusos dentro del ámbito familiar y el deportivo son los grandes olvidados».

Subir