Universidad de La Rioja

García Montero reivindica «la memoria» en «el mundo del usar y tirar»

FOTO: EFE/Raquel Manzanares

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha defendido el papel de los humanistas para conservar «la memoria» de la cultura, a pesar de que «vivimos en el mundo del usar y tirar».

García Montero ha hecho esta afirmación durante la lección inaugural del curso 2020-20234 de la Universidad de La Rioja, que ha pronunciado en el Monasterio de Yuso de San Millán de la Cogolla, Patrimonio de la Humanidad.

El poeta andaluz ha recordado el papel de «memoria viva de la lengua» que tienen San Millán de la Cogolla y La Rioja, una comunicad que «está comprometida con el futuro en la busca de nuevas formas de comunicación y conocimiento a través de la tecnología».

Por eso, «es muy importante la colaboración entre el Cervantes y esta comunidad para recordar y para miar al futuro», ha subrayado García Montero.

En su lección, ha relacionado un poema del ganador de la última edición del Premio Hiperión, Omar Fonollosa, un joven nacido en el año 2000, con una obra de Gonzalo de Berceo, primer poeta en lengua romance, que escribió su obra en San Millán de la Cogolla, a pocos metros de donde ha intervenido el director del Instituto Cervantes.

Ha unido a estos dos poetas para «intensificar la apuesta de diálogo intergeneracional de la cultura» porque «vivimos en un tiempo de usar y tirar y los humanistas tenemos que reivindicar una idea del tiempo al servicio de los seres humanos, donde la memoria sea un compromiso de futuro», ha afirmado.

García Montero ha llamado a «defender la importancia de una lengua como la nuestra», el español, «que nació aquí -en San Millán- y se ha extendido a casi 500 millones de hablantes nativos» y «eso supone defender la importancia de tener un idioma entre los hegemónicos de un mundo globalizado».

«Los dueños de un idioma no son los académicos y los filólogos encargados de estudiarlo, sino que los dueños del idioma son sus hablantes», ha afirmado.

Ha incidido en la necesidad de «reconocer la historia del español», que es algo que «nos ha ayudado a convivir con otros idiomas y a enriquecernos en la diversidad» porque «no se habla el mismo español en México que en Madrid y en Logroño que en Sevilla» y «respetamos nuestra comunidad cuando respetamos la diversidad».

Porque el nacimiento del español en San Millán «tiene que ver con que era un lugar donde el latín necesitaba evolucionar para entenderse con lenguas de alrededor».

«En los orígenes del español está la convivencia y el diálogo, primero con lenguas que procedían del latín y luego con otras que procedían del árabe en la península y de las lenguas indígenas en Latinoamérica», ha subrayado.

Así, García Montero ha defendido como conclusión que «diversidad es riqueza y la memoria es la mejor manera de comprometernos con el futuro».

Subir