La Rioja

Marrodán: «Con el mando único todos los ojos estaban puestos en nosotros»

María Marrodán hace balance de su paso por la Delegación del Gobierno riojano

María Marrodán ha dejado de ser la delegada del Gobierno en La Rioja para centrarse en poner en marcha la maquinaria electoral del PSOE de cara a las elecciones regionales y municipales de 2023.

– ¿Qué balance hace de su paso por la Delegación de Gobierno?

– Es difícil resumirlo en una sola frase, pero ha sido una etapa de auténtico aprendizaje. Además, ha sido un honor el formar parte del Gobierno de España en momentos tan complicados como los que hemos vivido. Estoy orgullosa de cómo lo hemos hecho: estando a la altura de lo que requería la situación.

– ¿Ha habido algún momento especialmente delicado?

– Posiblemente los de más incertidumbre fueron los previos a la declaración del Estado de Alarma. Pesaba la incertidumbre, pero teníamos poco tiempo para pensar porque debíamos formar parte de la solución con acciones. El objetivo era dar seguridad al ciudadano dentro de la situación inédita en la que nos encontrábamos. Ahí me di cuenta de que estaba rodeada de gente con una gran profesionalidad y un marcado compromiso por el servicio a la ciudadanía. Luego llegó el momento del mando único y la Delegación comenzó a ser otra cosa que no había sido nunca. Tocó aprender de la institución en un momento en el que estaba reinventándose. Todos los ojos estaban puestos en nosotros y es algo a lo que la institución no estaba acostumbrada.

– También ha habido momentos importantes en lo positivo.

– Una vez superada la crisis de emergencia sanitaria llegó el momento de la recuperación y el Gobierno de España, con Pedro Sánchez a la cabeza, lideró esas negociaciones de los fondos europeos. Que llegue tanto dinero a La Rioja para inversión pública y para estimular la inversión privada ha sido muy importante. Era la oportunidad de transformar La Rioja y ahí me sentí muy cómoda porque las líneas maestras de los proyectos iban muy en la línea de nuestras ideas para que la recuperación fuese justa y rápida con los ERTE o el escudo social.

– También ha habido algún momento puntual complicado como la aparición de un caso de asesinato machista que no estaba cualificado en La Rioja.

– Lo primero que hay que destacar es que en La Rioja llevábamos años sin tener que lamentar un asesinato machista. No fue un caso habitual. Lo que en un principio parecía un suicidio, luego, con el devenir de la investigación, se convirtió en un homicidio y más tarde en un asesinato machista aunque en el ámbito judicial no se entienda así porque aún no hay sentencia. Lo más incómodo fue que la atención se desvió de lo realmente importante: la condena de ese asesinato machista y poner el foco en el hecho de que existe una violencia estructural hacia la mujer y que se asesina a las mujeres por el simple hecho de serlo.

– Durante los últimos años han aumentado las cifras de abusos sexuales. ¿Se va de la Delegación preocupada?

– Creo que el aumento de casos tiene más que ver con el grado de sensibilización de la sociedad. Este tipo de delitos antes se enmarcaban en el ámbito privado. Hemos animado a las víctimas a denunciar y por eso han aumentado las denuncias. De todo esto saco la parte positiva y es que este problema, como la violencia de género, lo hemos convertido en un problema público del que la sociedad es consciente. Es lo que hacía falta para ahondar en las soluciones y abordarlos de una manera más tajante.

– ¿Se le queda algo en el debe como delegada?

– Hay dos proyectos que me gustaría haber dejado más avanzados: la rehabilitación del Palacio de Justicia y el cuartel de Villamediana. Me voy orgullosa porque están en camino, se ha trabajado mucho en ellos y son dos infraestructuras muy importantes para La Rioja.

Subir