La Rioja

«Tenemos tecnología, pero necesitamos personas para poder avanzar»

No cabe duda de que la digitalización ha sido un aliado imprescindible para sobrellevar la pandemia. Ha evitado la paralización de la actividad (sanitaria, económica, laboral, educativa, cultural…), ha permitido mantener las comunicaciones personales y profesionales; y ha proporcionado entretenimiento durante el confinamiento. Ahora va a ser también una de las palancas al servicio de la recuperación, junto con la innovación y la formación. Así lo explica José L. Pancorbo, presidente de la Agrupación Empresarial Innovadora del Sector TIC de La Rioja (AERTIC).

– ¿En qué áreas de la educación es más necesaria la formación en digitalización?

– La crisis derivada de la pandemia ha hecho que el proceso de digitalización se acelere y que la adaptación a las nuevas tecnologías digitales, en todos los ámbitos antes necesaria, ahora es urgente. Para que la digitalización sea realmente efectiva debemos ser capaces de gestionarla de forma decidida y con medios suficientes, porque hemos comprobado que no todas las personas y organizaciones tienen el mismo nivel de preparación, y el objetivo de recuperación es que nadie se quede atrás.

Por ello, hay que hablar del valor de lo digital como un concepto transversal, algo que ha supuesto un cambio de mentalidad, con implicaciones en todos los sectores y ámbitos y por tanto, en todas las áreas de educación. Es necesario incrementar el contenido en esta materia en todos los estudios, hay que darle un “barniz” de digitalización a todas las disciplinas, sin dejar ninguna fuera.

Se trata de algo que repercutirá en el conjunto de la economía. Además de las habilidades digitales de los trabajadores, también habrá que tener en cuenta las habilidades digitales o digital skills de los ciudadanos y el uso que hacen estos de las herramientas digitales.

– ¿A qué se debe la falta de personal cualificado y especializado en el mercado de trabajo?

– Es consecuencia directa por un lado del incremento en la demanda de estos profesionales y por otro de la falta de vocaciones tecnológicas, algo que para nosotros es muy chocante, que un sector que genera empleo de calidad y que tiene tasa de desempleo cero, no sea atractivo para los jóvenes. Esto se hace aún más dramático en el caso de las mujeres, en gran minoría con una presencia en el sector que no llega ni tan siquiera al 20 por ciento de los trabajadores.

Nos encontramos en un sector en el que lo que está claro es que no hay suficientes profesionales formados para atender a las demandas de un mercado laboral en continuo crecimiento. Las empresas buscan trabajadores, pero no los encuentran, esto es algo que en la actualidad supone una gran oportunidad para nuestros jóvenes y para el conjunto de la sociedad.

La consulta reciente al sector tecnológico riojano, a nuestras empresas de AERTIC, arroja que se necesitan 230 ingenieros, 250 técnicos y 91 puestos de otros perfiles no tecnológicos. Hay que tener en cuenta que la demanda de estos perfiles no es únicamente por parte de las empresas, TIC, ya que existe también demanda en el resto de los sectores y las administraciones públicas. Un ejemplo claro es la falta de docentes para la formación profesional. Esto fácilmente duplicaría los puestos de trabajo enunciados.

Tenemos la tecnología, pero necesitamos a las personas para poder avanzar. Y me refiero tanto a los perfiles que demandan las compañías de base tecnológica, como a la importancia de contar con profesionales cualificados que participen en la consolidación, tanto en la administración como en las empresas, de los nuevos procesos que deben conducir hacia la transformación digital. Y no nos cansaremos de insistir en la importancia de abordar actuaciones y planes que faciliten el desarrollo de competencias digitales a todos los niveles. La digitalización debe impulsarse desde la formación.

En este sentido, AERTIC mantiene una fuerte apuesta por la formación continua, la atracción de talento, y la innovación como elementos clave para incorporar plenamente las nuevas tecnologías, que nos aportarán soluciones, productos o servicios que den respuesta a los retos actuales y futuros.

– ¿Cómo es el diálogo entre universidades y empresas?

– Hay un diálogo continuo con las Universidades de nuestra región y también con los centros de Formación Profesional. Tanto es así que tanto la Universidad de La Rioja como la UNIR forman parte de la Junta directiva de AERTIC. Existe también una estrecha colaboración en el lanzamiento de formaciones adecuadas a las necesidades del mercado laboral, la ejecución de proyectos de I+D+i y un sinfín de iniciativas.

José L. Pancorbo | Foto: UNIR

Sí que es cierto que hay una demanda histórica a la Universidad de La Rioja, y es que en AERTIC no entendemos que ante una demanda creciente en nuestra región de jóvenes que quieren estudiar el Grado en Ingeniería Informática -ha pasado de 124 a 162 solicitudes del año pasado a este-, no se amplíe la oferta de plazas en la Universidad de La Rioja para esta titulación, que en la actualidad son 50. Nos consta que desde la Universidad de La Rioja se encuentran en este momento analizando esta situación y esperamos tener pronto buenas noticias al respecto.

Hay jóvenes en nuestra comunidad que estudiarían el Grado en Ingeniería Informática y no tienen la oportunidad de hacerlo porque no consiguen plaza en la Universidad de La Rioja. Si cruzamos las plazas ofertadas en los últimos cursos con los preinscritos en primera opción en la Universidad de La Rioja en el Grado de Informática, existe un desfase negativo de más de 500 plazas.

Esto podemos extrapolarlo a nivel nacional: se estima en casi 21.000 alumnos que la Universidad Española deja fuera debido a la insuficiente oferta de plazas.

– ¿Existe brecha de género en el proceso de formación en cuanto a digitalización?

En el caso de las mujeres, la falta de vocaciones me atrevería a decir que es dramática. Esa escasez de vocaciones, se traduce, como no puede ser de otra manera, en una presencia muy minoritaria de las mujeres en el sector tecnológico.

En el informe de la OCDE «Panorama de la Educación 2017» ya se alertaba de la brecha de género en estudios técnicos en nuestro país, recogiéndose que el porcentaje de alumnado en ingenierías, producción industrial y construcción era del 24 por ciento en España, alineado con la media de la OCDE, reduciéndose a un 12 por ciento, siete puntos menos que la OCDE, en los estudios vinculados a las TIC.

En la actualidad, la presencia de mujeres en el sector TIC sigue siendo totalmente minoritaria. Según Eurostat el 80 por ciento de los profesionales tecnológicos de Unión Europea en 2014 eran hombres. En España, esta cifra alcanza el 82 por ciento, representando las mujeres, únicamente el 18 por ciento y como hemos visto, si atendemos a los datos de matriculaciones, no parece que esta situación se vaya a revertir, en una titulación en la que las vocaciones femeninas van disminuyendo cada año.

Mientras el 35 por ciento de los estudiantes europeos de informática y matemáticas en los 90 eran mujeres, ahora son menos del 15 por ciento. La situación de estas tendencias en los estudios de Informática es generalizada en toda Europa, y el desinterés por parte de las chicas se produce ya desde edades tempranas.

No es fácil darle la vuelta a esta situación. En el caso de las mujeres existe una falta clara de referentes y una falsa percepción de que es una profesión de “hombres”. Desde AERTIC trabajamos en disminuir la brecha de género, intentando visibilizar las profesionales de nuestras empresas y a mujeres relacionadas con la tecnología que han influido a lo largo de la historia en el desarrollo de la informática con iniciativas como el Día de las Niñas en las TIC.

En general, en cuanto al fomento de las vocaciones, creo que debemos trabajar sobre todo en dar a conocer una profesión, que te abre muchas posibilidades, que te permite trabajar en sectores muy diferentes, me atrevería a decir, que en todos los sectores, y con empleo de calidad. Rotundamente, el sector TIC es una oportunidad para nuestros jóvenes.

– ¿Cómo está trabajando AERTIC para paliar la falta de profesionales en el sector?

En AERTIC, el talento y la dotación de profesionales a nuestras empresas lleva años siendo un tema de vital importancia, y lo trabajamos en diferentes horizontes temporales, a largo plazo trabajando en el fomento de las vocaciones STEM, poniendo especial foco en las mujeres, y colaborando estrechamente con el Gobierno de La Rioja en la Formación Profesional, y con las Universidades de nuestra región para poder canalizar las vocaciones existentes.

A medio plazo, estamos trabajando en la recualificación de perfiles profesionales. Este septiembre pondremos el primero de estos programas en marcha. Lo que pretendemos con este tipo de iniciativas es poder dotar de nuevas oportunidades a profesionales con perfiles menos demandando en la actualidad.

Debido a la importante carencia de profesionales cualificados que demandan las empresas, estamos analizando opciones en el corto plazo para la contratación de personal en otros países. Desde luego, esta posibilidad nos abre oportunidades muy interesantes para nuestro sector tecnológico y puede ser una fuente de riqueza para nuestra región. Tenemos que apostar por ello, además de continuar fomentando en La Rioja las vocaciones tecnológicas en los niños y jóvenes.

Subir