La Rioja

La CHE presenta su nuevo plan para reducir las inundaciones en el Ebro

FOTO: EFE/ Raquel Manzanares.

El proyecto LIFE Ebro Resilience P1 destinará 13,3 millones de euros a intervenciones para reducir el riesgo de inundación en el tramo medio del Ebro, entre Logroño y La Zaida (Zaragoza), con un nuevo modelo basado en la recuperación del espacio fluvial y la adaptación a la inundación.

El secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), Hugo Morán, ha presentado este jueves en Alfaro estas actuaciones, que cuentan con financiación europea al 55 por ciento.

Al acto también han asistido, entre otros, el director general del Agua del MITECO, Teodoro Estrela; la delegada del Gobierno en La Rioja, Beatriz Arráiz; los consejeros de Sostenibilidad y Transición Ecológica de La Rioja, Alejandro Dorado, y de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez; el secretario general técnico de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, José Luís Castellanos; y la presidenta de la CHE, María Dolores Pascual.

El proyecto LIFE desarrollará las actuaciones diseñadas por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), junto a los gobiernos de La Rioja, Navarra y Aragón, en dos zonas con alta recurrencia de fenómenos de inundación durante episodios de avenida del tramo medio del Ebro, entre las localidades de Alfaro y Castejón (Navarra), y en los municipios aragoneses de Fuentes de Ebro y Osera de Ebro.

La redacción de los proyectos constructivos está muy avanzada y se prevé que las primeras obras incluidas en el LIFE comiencen el próximo otoño en el meandro de La Roza, en Alfaro.

Morán ha precisado que, hasta ahora el concepto de gestionar el riesgo frente a las inundaciones se limitaba a colocar barreras y, si se colocaban más altas, el agua las superaba. Gracias a las «soluciones basadas en la naturaleza» se puede dar respuesta a problemas que «no son iguales en todo el territorio», ha agregado, ya que «se trabaja con el río, no contra el río». Así, ha incidido en que, estas iniciativas, «en un escenario de cambio climático, suponen la herramienta para garantizar el futuro a las generaciones venideras».

El objetivo a futuro de toda la Estrategia Ebro Resilience -que cuenta con 18 puntos de invervención- es conseguir un tramo medio del Ebro en el que las actividades económicas y los núcleos de población convivan con un río en buen estado de conservación, sin que las inevitables inundaciones produzcan daños significativos.

Con el mismo propósito y dentro también de la Estrategia, el Consejo de Ministros aprobó este martes un Real Decreto de ayudas directas a las tres comunidades autónomas por importe de 10 millones de euros, destinadas a actuaciones de adaptación al riesgo de crecidas, tanto en edificios e instalaciones públicas como en bienes privados en sus respectivos ámbitos territoriales.

Los asistentes al acto han podido realizar una visita a los trabajos que se ejecutan en el meandro de El Estajao, un proyecto previo al LIFE, pero que sigue la misma filosofía de intervención dentro de la estrategia Ebro Resilience.

En esta intervención, a falta de la plantación de 21.000 ejemplares de árboles de ribera, que se realizará el próximo invierno, los trabajos han permitido ya la recuperación de 21 hectáreas de espacio fluvial a través del retranqueo de motas de defensa y la construcción de un muro de bioingeniería para protección de los pozos de abastecimiento a la localidad de Alfaro.

El proyecto supone una inversión de 2 millones de euros por parte del MITECO.

Subir