La Rioja

Sin rastro de sumisión química, «por ahora», en los pinchazos en La Rioja

La consejera de Salud, María Somalo, ha advertido este viernes a los potenciales actores de los pinchazos intencionados que sean conscientes de que, con independencia de su finalidad, aunque sea por «una simple gracia o moda», es algo que entraña un riesgo para la salud de la víctima.

En este sentido se ha pronunciado al presentar la actualización del protocolo sanitario del Gobierno de La Rioja de actuación a las víctimas de este tipo de pinchazos antes de reunirse, a este respecto, con responsables de la Dirección General de Salud y Servicio Riojano de Salud.

La titular de Salud ha recalcado que la asistencia sanitaria a las posibles víctimas de esta práctica, que en general se produce en ambientes festivos, es la adecuada y está totalmente garantizada, al tiempo que ha avanzado de que desde su departamento no se ofrecen ni se ofrecerán datos sobre las víctimas que acudan al ámbito sanitario a ser atendidas de pinchazos por cumplimiento estricto de la normativa de protección de datos y por atención emocional de las mismas. Otra cosas distinta, ha aclarado, es que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad o la medicina forense, que intervienen en este tipo de sucesos y si hay denuncias, puedan hacer públicos los datos que consideren.

También ha confirmado que los dos casos conocidos hasta la actualidad por las denuncias presentadas corresponden a Logroño y Ezcaray, si bien ha dicho que, al margen de estos casos denunciados, «hay alguno más». Somalo ha explicado que cualquier víctima tendrá oportunidad de ser atendida de manera inmediata desde el 112, hospitales de San Pedro y Calahorra, centros de salud o consultorios médicos.

El coordinador médico de Consultas Externas y Urgencias del Servicio Riojano de Salud, Rubén Castejón, ha convenido con la consejera de Salud en cuanto a la privacidad de los datos, pero ha indicado que, «de momento, no se están detectando sustancias que puedan ser valorables de sumisión química».

Subir