La Rioja

El Pan y el Queso vuelve con normalidad a Quel: «Ya se siente la emoción»

La fiesta del Pan y el Queso de Quel vuelve con más ganas que nunca para los queleños. Su histórica tradición que data cinco siglos atrás, hará sonreír a Quel desde el viernes 5 hasta el próximo martes 9 de agosto. Además, como cada 6 de agosto dos mil bollos de pan y 45 kilos de queso se arrojarán desde la balconada de la ermita. Desde abajo, cientos de queleños esperarán para cogerlos al vuelo.

Aunque las fiestas pasadas pudieron celebrarse, estuvieron marcadas por las medidas sanitarias de la pandemia del COVID-19: la procesión salió en solitario y con aforo limitado, mientras la mayoría de los vecinos sólo la pudieron disfrutar desde las ventanas de sus casas y el almuerzo tuvo que llevarse a cabo manteniendo la distancia social. 

Por eso, este año los queleños auguran unas fiestas inolvidables con las que llevan soñando desde hace dos años. «Tenemos muchas ganas de disfrutar las fiestas como siempre, con normalidad», confiesa Víctor Manuel Rada, alcalde del municipio riojano. El Ayuntamiento de Quel ha organizado más de cincuenta actos que abordarán estas fiestas: degustaciones, encierros, un festival de pelota mano, fuegos artificiales y el conocido lanzamiento del pan y el queso. 

Cada 6 de agosto es un día de unión y emoción para los queleños, que dicen «llevar muy dentro estas fiestas» ya que «la tradición une a todas las familias del pueblo». «Ya se siente la emoción e impaciencia en el pueblo, todos estamos ansiosos de que lleguen nuestras esperadas fiestas del pan y el queso».

«El origen de estas fiestas, consideradas de las más antiguas de La Rioja y de la península ibérica, reside en 1479, cuando la población de la Villa de Quel mermó por una epidemia de peste a la que sólo sobrevivieron 17 de sus 50 habitantes. Los queleños quisieron pedir perdón y suplicaron el fin de la epidemia, realizando una procesión desde la Iglesia Mayor hasta la ermita. Con ellos se llevaron trece candelas, en honor a once santos de la zona, a la Virgen María y al Santo Cristo», relata Víctor, el alcalde del pueblo riojano.

«En agradecimiento al ‘milagro divino’, se fundó la Cofradía y Hermandad de la Transfiguración del Señor, con trece miembros -uno por candela- y decidieron mantener la procesión». Así, «la procesión terminaba con un almuerzo de pan, queso y vino ofrecido por la cofradía para todos los vecinos y lanzado desde la balconada», cuenta con emoción Víctor.

«La tradición que nuestros antecesores decidieron comenzar debe perdurar en el tiempo. Los más jóvenes del pueblo deben tomar el relevo y el testigo para que el acto siga viviendo», explica el primer edil queleño. Y como ‘truco’ y en voz bajita pero entre risas, añade: «¡La clave es agacharse y coger los del suelo!»

Además de este acto con medio milenio de historia ininterrumpida, queleños y visitantes podrán disfrutar de eventos de ocio y gastronomía, entre ellos el concierto gratuito del artista y dj Carlos Jean que hará bailar a todos los riojanos visitantes desde la media noche del sábado.

Subir