La Rioja

La fuente de las Víctimas del Terrorismo tendrá un 80 por ciento menos de agua

Después de tres años sin agua, antes de que termine el año la fuente del parque de las Víctimas del Terrorismo en Calahorra volverá a funcionar. Y es que, en la última Junta de Gobierno Local se adjudicó la contratación para la reparación de la fuente de Víctimas del Terrorismo que supondrá una inversión de 177.741 euros y tendrá cuatro meses de plazo de ejecución.

Inaugurado en 2008, la fuente, principal protagonista del parque, presentaba problemas de estanqueidad y dificultades en su mantenimiento desde un inicio. A lo largo de los años los problemas iniciales se agravaron llegando a una situación crítica por el importante volumen de agua que se perdía a diario, lo que hacía insostenible mantenerla en funcionamiento.

Según explican desde el consistorio, «este fue el principal motivo por el que se tomó la decisión de vaciarla en 2019 tras detectar por parte de los técnicos municipales una fuga de más de 200.000 litros de agua por día». Después, una evaluación pormenorizada de la fuente dio a conocer numerosas deficiencias que hicieron necesaria la redacción de un proyecto para su completa renovación.

Tras la aprobación de dicho proyecto y el posterior proceso de licitación, ahora se ha adjudicado la ejecución de la obra a la empresa calagurritana PMG Vea S.L. por un importe de 177.741.87 euros IVA incluido  resultando una baja superior al 11 por ciento sobre el importe de licitación inicial.

La obra consistirá en la reparación de las fugas e impermeabilización de todos los vasos y la sustitución de las arquetas de vaciado por otro que ofrezca más garantías de estanqueidad. Además, la reducción de la profundidad de los estanques en 43 centímetros, algo que supondrá un ahorro de casi 600.000 litros de agua y gracias a lo cual la nueva fuente albergará un 80 por ciento menos de agua manteniendo la misma superficie.

Además, está prevista la sectorización de los vasos, permitiendo que sean vaciados de manera independiente lo que permitirá también reducir el consumo de agua al poder actuar de separadamente en cada vaso sin tener que vaciar la fuente al completo.

Por otro lado, se va a llevar a cabo la renovación de toda la iluminación ornamental, averiada y obsoleta por un nuevo sistema led que además de reducir consumo y mantenimiento al tener una mayor vida útil mejorará su aspecto estético incluso respecto a la original de 2008.

La reparación de barandillas en mal estado, de albardillas, así como de otros acabados deteriorados con el paso del tiempo y la realización de un mural decorativo en la caseta de bombeo para mejorar su calidad estética son otras de las mejoras que contempla el proyecto.

Subir