El Rioja

Íñigo Torres: «Se ha generado un falso debate sobre la falta de rentabilidad del viñedo en Rioja»

Íñigo Torres: «Se ha generado un falso debate sobre la falta de rentabilidad del viñedo en Rioja»

Íñigo Torres, director general de la asociación Grupo Rioja.

Los aires que soplan entre los viñedos de Rioja todavía son tranquilos. Los preparativos para una nueva vendimia no comenzarán hasta dentro de varias semanas en las zonas más tempranas, pero desde los despachos ya se han fijado algunas cifras que interesan sobremanera al sector vitivinícola.

Finalmente, los rendimientos amparados para la uva tinta de esta cosecha se quedan en ese 95 por ciento, y el cien por cien para las blancas, más un cinco por ciento para uva de vino de mesa y otro cinco por ciento con destino a la destilación. Una de las «principales decisiones» que toma cada año el Consejo Regulador de la DOCa Rioja y que afectan a la economía y a la propia Denominación. Desde Grupo Rioja han abogado por el equilibrio para «poder alcanzar un consenso», tal como indica su director general, Íñigo Torres.

– ¿Por qué se tardó tanto en alcanzar un acuerdo a pesar de que no todos quedaron conformes?

– Este asunto siempre genera un debate intenso porque cada asociación tiene sus propios intereses, aunque es cierto que este año se ha alargado un poco más porque las posiciones tal vez estaban algo más rígidas. Había asociaciones que entendían que, como hay un desequilibrio en el mercado, tocaba hacer un mayor ajuste de rendimientos, mientras que otras intentaban no reducirlos para maximizar los ingresos a corto plazo. Así que nosotros acordamos una posición intermedia y de consenso entre ambas partes, que al final alcanzó el 86 por ciento por ciento de votos, lo que refleja que es un acuerdo muy sólido.

– La rentabilidad del viticultor sigue suscitando polémica, a pesar de que tanto la Consejería de Agricultura como vuestra asociación, con su propio observatorio de precios, han mostrado cifras que corroboran esta rentabilidad del sector.

– Quienes generan la polémica no son los viticultores sino ciertos representantes de los sindicatos agrarios, que manipulan los datos para generar un debate falso e interesado sobre la falta de rentabilidad del sector productor en Rioja. Lo único que consiguen es proyectar en el exterior una muy mala imagen de la Denominación que no ayuda, en absoluto, a la mejora de las ventas. La mayoría de los viticultores tienen relaciones comerciales estables y leales con las bodegas, que demuestran que Rioja es una región con una rentabilidad privilegiada respecto a la gran mayoría de las zonas vitivinícolas. La propia Consejería de Agricultura refleja una rentabilidad del 4% en las uvas y del 11% en el vino en un año tan complicado como el 2021, mientras que si tomamos como referencia un periodo de cinco años, que incluye la peor parte de la pandemia, la rentabilidad alcanza un 34%. Desde nuestra asociación trabajamos día a día para incrementar la rentabilidad de toda la Denominación, lo que sin duda repercutirá de forma positiva a todos los viticultores y bodegas.

– ¿Cómo ha evolucionado el mercado en este primer semestre del año?

– Hasta el mes de junio el mercado ha avanzado de forma bastante positiva, con un crecimiento superior al 7% en ventas y muy en línea con lo previsto en el Plan Estratégico, a pesar de las circunstancias actuales entre la guerra en Ucrania y el incremento brutal de costes. Pero sí tenemos cierta preocupación con lo que va a pasar a finales de año, ya que el último trimestre es muy relevante para nosotros y la inflación puede afectar a la capacidad adquisitiva del consumidor.

– ¿Y cómo avanzan el resto de objetivos fijados en ese Plan Estratégico 2021-2025?

– Tener un Plan ya es algo muy positivo y fue algo muy bien trabajado por todas las asociaciones. Tenemos claros los objetivos y muchas acciones que estamos impulsando a buen ritmo, para generar más valor para la Denominación y que se reparta por toda la cadena del sector. Para ello hay que trabajar en el producto y la imagen de Rioja, siempre teniendo al consumidor en la mente. Otros ejes que estamos impulsando son el enoturismo, la digitalización del sector y la sostenibilidad económica, social y medioambiental, que es una palanca clave también a la hora de fijar población en el territorio. Todo esto es perfectamente compatible y coherente con el gran objetivo de incrementar el valor de nuestros vinos.

– ¿Habrá novedades en las nuevas y tradicionales menciones de los vinos de Rioja?

– En el caso de las nuevas menciones ligadas al origen (Vino de Municipio, de Zona y Viñedo Singular), tras cinco años desde su implantación, su evolución es positiva en general, aunque puede ser necesario realizar algunas modificaciones. Quizás la categoría de espumosos es la que más le está costando despegar y necesita cambios más relevantes. El próximo paso, una vez ajustemos esas menciones creadas en 2017, es revisar las tradicionales (Genérico, Crianza, Reserva y Gran Reserva), que fueron creadas hace 40 años y consideramos que tienen ciertos aspectos a mejorar, tras el paso del tiempo, para adaptarlas al mercado actual.

– Lo que sí es evidente es el nuevo etiquetado del vino a nivel europeo, que entrará en vigor a final de 2023.

– El vino es un alimento, además, perfectamente integrado en la dieta mediterránea. Por tanto, debe mostrar su información nutricional y sus ingredientes pero, como nuestras etiquetas ya suelen estar bastante cargadas de contenido, la Federación Española del Vino ha conseguido que esa última información se pueda consultar digitalmente a través de un código QR impreso en la contraetiqueta. La medida ha sido aprobada por la Unión Europea.

– ¿Y cómo lo valoran las bodegas?

– Evidentemente, debemos ser coherentes con lo que defendemos, aunque ello implique complicar más nuestras etiquetas. Además, al fin y al cabo, son normativas que vienen desde Europa y debemos aplicarlas, pero en Grupo Rioja trabajamos para que se apliquen de la forma más sencilla para las bodegas.

– ¿Es la relación vino y salud otro frente para el sector?

Debemos defendernos contra las falsas acusaciones que realizan los lobbies anti-alcohol, que pretenden asociar el consumo de vino con el riesgo de padecer cáncer. No existe ningún estudio que demuestre que un consumo moderado de vino, dentro de la dieta mediterránea, aumente el riesgo de padecer cáncer. Al contrario, son muchos los estudios científicos que demuestran que puede ser incluso beneficioso para muchas enfermedades, especialmente las cardiovasculares.

– ¿Cómo pueden afectar los parques de energías renovables que se pretenden implantar en Rioja a los intereses que el Consejo Regulador defiende en cuanto a la necesidad de preservar el valor de esta región?

– Siempre hemos dejado claro que estamos a favor de las energías renovables, pero no con el modelo que se está proponiendo porque va a dañar el paisaje de forma irremediable. El año pasado se creó en el Consejo Regulador el Grupo Operativo de Protección del Paisaje para preservar nuestro territorio, porque un vino de calidad y de valor nace de un viñedo y un entorno especial que es necesario proteger. Entendemos que existen otras alternativas a la instalación de mega parques eólicos y solares en nuestro paisaje, como su ubicación en suelo industrial o en el entorno de infraestructuras existentes, la colocación de placas solares en los tejados de las empresas, no sólo para autoabastecimiento sino también para poder vender el exceso a la red, la modificación de las turbinas de los antiguos molinos por las actuales que son mucho más eficientes, el desarrollo de otras energías verdes menos intrusivas con el entorno, etc. Es necesario llegar a un gran acuerdo que permita el desarrollo de las energías renovables, pero que no comprometa el paisaje del Rioja porque nos estamos jugando nuestro futuro y el de las próximas generaciones.

– Rioja también batalla en otro frente al otro lado de la muga con Álava. ¿Son optimistas en cuanto a la victoria?

– No es ganar o perder sino aplicar la lógica. La marca Rioja, con o sin apellidos de sus zonas, es propiedad de los viticultores y bodegueros, así que no vamos a permitir que nadie usurpe el fondo de comercio que hemos logrado entre todos. Viñedos de Álava no cumple con los requisitos de la normativa europea y tiene un apoyo mínimo, con lo que sólo va a lograr confundir al consumidor. Uno de los principios básicos que ha conseguido generar valor y que la marca Rioja sea reconocida mundialmente es su unicidad, así que lucharemos contra cualquier iniciativa que la rompa.

Subir