La Rioja

Pedro Alesanco: «Si no es por los agricultores, se quema el monte entero»

Pedro Alesanco: «Si no es por los agricultores, se quema el monte entero»

Pedro Alesanco | Foto: NueveCuatroUno

«Estábamos cosechando y veíamos los fuegos de Santo Domingo y Alesanco. De repente, vimos el de Badarán. Salieron todos a la vez. Se llevarían de diferencia un cuarto de hora de uno a otro». Así, alrededor de las siete de la tarde de este martes, sin falta de ningún toque de corneta, los agricultores de La Rioja Alta cambiaron el rumbo de sus tractores y se dirigieron directos hacia los campos más cercanos a los incendios de la comarca.

Lo cuenta Pedro Alesanco (54 años), quien asegura que el fuego fue «claramente intencionado» porque no había nadie trabajando en la zona en la que se originió ni maquinaria cercana. «Se prendió el fuego en una cava muy aislada. Si alguien está trabajando se prende en una finca y si alguien está asando no se prende en una cava».

A pesar de su rápida intervención, ardió una parcela de trigo aún sin cosechar y otra finca con fardos de paja. «Estuvimos veinte tractores. Estaba arriba y llamé a uno, el uno al otro…», relata Alesanco, quien resalta que, si no llega a ser por los agricultores, «se quema hasta el monasterio de Valvanera».

«El miedo lo llevas. Te acercas pensando que no pasa nada, pero el problema de estos tractores es que con la admisión de aire que llevan, se les mete el calor y se queman ellos solos», explica Alesanco. Se trata de la tercera vez que tiene que emplearse así para frenar la expansión del fuego, aunque no ha sido la peor. «Más espectacular fue hace unos años que se prendieron unos pinos y saltaban las hojas de los pinos. Donde caían, se prendía».

Sin tener que lamentar daños personales, sí se ha perdido el cereal que estaba sin cosechar. «En diez minutos salimos veinte tractores. Yo llevo siempre una cuba de agua en el tractor con 6.500 litros de agua por si acaso», detalla, incidiendo en que los tractoristas labraron alrededor de las fincas para retirar la paja y después fueron refrescando con agua para evitar la propagación de las llamas.

«Si no es por la intervención de los agricultores, se quema el monte entero», reitera. Pocas dudas tiene sobre el origen de los incendios de este martes. Todos comenzaron de forma simultánea en la zona (Badarán, Santo Domingo y Torrecilla Sobre Alesanco) y hasta última hora de la noche no fueron controlados. «Debido al viento, el fuego avanzaba con mucha rapidez. Si alguien lo prendió, sabía lo que hacía. Había seis focos en diez minutos».

Agricultores de Villaverde y Estollo también se acercaron a echar una mano. Por ello, Alesanco ha agradecido a sus vecinos de la zona su rápida colaboración, ironizando con que «no acudieron ni ecologistas ni políticos a apagar los fuegos».

La mayoría de las fincas de cereal de la zona ya estaban cosechadas, pero en algunas quedaban restos de paja sin empacar. El pasado 11 de julio, el Gobierno de La Rioja prohibió realizar tareas agrícolas con maquinaria con temperaturas superiores a 35 grados y recomendó no efectuar estos trabajos entre las 12:00 y las 20:00 horas.

Subir