El Rioja

El Consejo Regulador insta a promover iniciativas en defensa del paisaje vitivinícola

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja se ha reunido con todos los grupos políticos representados en las instituciones riojanas para instales a «promover iniciativas urgentes en defensa del paisaje vitivinícola».

El Consejo Regulador, a través de su Grupo Operativo para la Protección del Paisaje y Viñedo, constituido el pasado mes de diciembre y presidido por el bodeguero Álvaro Palacios, trabaja intensamente estos días en un plan de concienciación de la ciudadanía, los agentes sectoriales y las administraciones.

Esa concienciación se centra en la amenaza que para el sector vitivinícola supone la proliferación «descontrolada» de infraestructuras de producción energética, ha detallado este martes, en una nota, el Consejo Regulador de la DOCa, a la que pertenecen La Rioja, País Vasco y Navarra.

Su objetivo es fortalecer los marcos regulatorios que protejan y aseguren el futuro de «una actividad que genera riqueza, fija la población rural y protege y preserva el entorno», ha precisado.

La postura unánime de todo el sector está recogida en un manifiesto que reclama la protección del paisaje y persigue la concienciación del colectivo en el fomento de la biodiversidad asociada a la viña y a las prácticas sostenibles. Con este documento, trabaja en la búsqueda de adhesiones por parte de organizaciones sectoriales de ámbito nacional y de las administraciones públicas.

Ya se ha logrado un alineamiento total con la Federación Española del Vino (FEV) y la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) y se han solicitado encuentros con los Gobiernos riojano, vasco y navarro para tratar el asunto.

En el caso de La Rioja, el encuentro se produjo el pasado cuatro de julio con los consejeros e Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, Eva Hita; y de Sostenibilidad y Transición Ecológica, Álex Dorado.

Los consejeros expusieron la propuesta del Gobierno riojano de modificación de la Directriz de Protección de Suelo no Urbanizable, sobre la que el grupo de expertos del Consejo estimó que no aporta un nivel de protección suficiente al conjunto del paisaje vitícola riojano, por lo que solicitó un mayor nivel de cobertura en la defensa de este patrimonio natural.

Por otro lado, se citó este lunes a todos los grupos políticos con representación institucional en las administraciones de La Rioja -PSOE, PP, Ciudadanos, IU y Partido Riojano-, a los que los representantes del Grupo Operativo les trasladaron varias preguntas en nombre de las 571 bodegas y 14.300 viticultores inscritos en la DOCa.

Entre esas preguntas, figuran si apoyarán o promoverán la suspensión de autorizaciones de proyectos de producción de energía que no estén destinados al autoconsumo hasta la aprobación de la Directriz de Suelo no Urbanizable de La Rioja.

También les preguntaron si apoyarán que la nueva directriz vaya más allá de la protección del suelo agrario en función de su potencial productivo o la existencia de una superficie mínima de viñedo y se fundamente en la protección del paisaje de toda la DOCa Rioja.

Otra de sus preguntas es si apoyarán una planificación de zonas donde puedan instalarse esos proyectos o «se seguirá dejando que sean los promotores los que decidan la ubicación de estos megaproyectos que atentan contra el paisaje y la idea de Enoregión».

Este Grupo Operativo ha reiterado que no está en contra de las energías renovables, sino que aboga por «una ordenación lógica de las mismas en el territorio y por la minimización de su impacto».

El sector, ha dicho, aboga por instalaciones de placas fotovoltaicas en tejados, canales de riego, balsas de riego, polígonos industriales, junto a vías de comunicación, dotaciones públicas o suelo urbanizable.

«En última instancia, se trata de evitar una devaluación del territorio vitivinícola», para lo que reclama a las administraciones «un marco más audaz y unas medidas más beneficiosas e inteligentes para acentuar el carácter sostenible y la pervivencia de una actividad fundamental para el territorio».

Subir