ARTÍCULO PATROCINADO

Un paraíso acuático y natural en Cameros para disfrutar sin límites

A menos de cincuenta kilómetros de la capital riojana y en plena sierra del Camero Nuevo, El Rasillo de Cameros se presenta como un espacio de ocio sin fronteras donde desconectar. El turismo rural se ha convertido en un pilar clave dentro de la economía de esta localidad de tradición ganadera perteneciente a la comarca de Torrecilla conocida también por su pantano González Lacasa.

Y es aquí donde el Club Náutico El Rasillo abre sus puertas a un verano de resurrección para un enclave natural idílico que muchos ya han querido probar esta nueva temporada. Y este verano, además, viene con novedades a pie de embalse con una amplia flota renovada.

«Se han cambiado seis de las doce pedaleras que recorren el agua cada verano, y que más aceptación tienen entre el público, por unos vehículos de última generación. Además, hemos incorporado nuevas piraguas que se suman al sorprendente fenómeno que están teniendo las tablas de paddle surf, algo que comenzó como una actividad minoritaria, pero que ya atrae incluso a particulares con sus propias tablas», apunta Piru Sáenz-Torre, responsable de las actividades acuáticas.

Siempre hay nuevas modalidades deportivas que practicar en este embalse, como el triatlón que se celebró el último fin de semana de mayo como apertura de la temporada, o el Open que ocupará la jornada del 30 de julio. «El verano ha comenzado muy fuerte y con cifras radicalmente opuestas al de años anteriores porque hemos recuperado las excursiones de fin de curso y los grupos de campamentos», explica.

Con los brazos abiertos, así se abre el Club Náutico El Rasillo a sus visitantes. El punto a favor que destaca su responsable es que a lo largo de estos dos últimos años «mucha gente que no conocía este entorno lo ha visitado y se ha quedado encantada, con las expectativas altas de que se conviertan ya en un público afianzado». Los fines de semana seguirán siendo los grandes protagonistas con la mayor afluencia de turistas, pero «siempre hay días de agosto en los que no sabes si es martes, viernes o domingo».

Más allá de vender ocio deportivo y acuático, el Club Náutico El Rasillo vende territorio y paisaje, vende Cameros y todo lo que engloba esta sierra. «Estamos en un entorno privilegiado, a las puertas del parque de Cebollera, en plena conjunción de caminos del sendero de Gran Recorrido (GR), también con la Vía Romana del Iregua que nos toca justo al lado… Por no hablar de los pueblos que nos rodean, El Rasillo, Ortigosa y Nieva, que también se vuelcan con el turismo de la zona». Y con multitud de opciones de alojamientos, entre casas rurales, apartamentos turísticos y albergues.

Sáenz-Torre confía en la multitud de posibilidades que ofrece este embalse consolidado ya como un referente en la región con todas las actividades que los complementan: «El Rasillo ha colocado también un rocódromo y un circuito de orientación para los diferentes visitantes que se acerquen a esta zona, así como para los propios clientes de las casas rurales que se alojan en nuestros pueblos. Se trata de dar alternativas y mayores posibilidades para cubrir ese nicho de ocio en aquellos días más frescos en los que los deportes acuáticos no sean la mejor opción».

* Contenido especial para el Gobierno de La Rioja

Subir