Universidad de La Rioja

Unos 300 comercios riojanos facilitan las compras a personas con autismo

FOTO: EFE/ Abel Alonso.

Alrededor de 300 comercios riojanos han incorporado a sus instalaciones pictogramas para que puedan comprar en ellos personas con Trastorno del Espectro Autista o con necesidades comunicativas especiales.

Estos pictogramas, que permiten una mejor comunicación en los comercios de estas personas, han sido creados dentro de un programa de innovación docente de la Universidad de La Rioja, y han contado con la colaboración de la Federación de Empresas de La Rioja (FER) y de la asociación ARPA Autismo.

Los responsables del proyecto, denominado ‘Picteando’ han presentado este martes la iniciativa, a la que espera que se puedan unir más comercios en los próximos meses. Todas las tiendas adheridas muestran en su entrada un cartel que muestra que están incluidas en este programa y ya en el interior quien los solicite puede disponer de una tabla de pictogramas que explican desde los productos que pueden comprar hasta el precio.

Los pictogramas son representaciones gráficas con las que las personas con alguna dificultad de comunicación pueden expresarse de forma sencilla tanto para transmitir un mensaje, sus emociones o una petición, en este caso, de un producto en una tienda.

FOTO: EFE/Abel Alonso.

La vicerrectora de Ordenación Docente de la UR, Eva Sanz, ha incidido en que este es «un proyecto innovación docente» desarrollado por «profesores y futuros maestros» sobre «el efecto que produce esta forma de comunicación para la convivencia y la empatía, entre personas diferentes».

Ha enmarcado la iniciativa en la apuesta de la UR «por un aprendizaje activo, una metodología que traspasa la construcción de conocimientos para adquirir competencias que les habiliten para defenderse con garantías en su futuro profesional próximo».

«Estamos ante un problema real, que es el aprendizaje de personas con diferentes dificultades, tanto de quien las tiene como de quienes nos comunicamos con ellos, porque aprenden de forma diferente y se relacionan de forma diferente», ha detallado Sanz.

FOTO: EFE/Abel Alonso.

Una de las profesoras de la UR que ha participado en el proyecto, Andrea Gutiérrez, ha incidido en que esta iniciativa puede ser útil para personas que sufran diferentes patologías y ha explicado que en los carteles en los comercios se ha incluido un código QR que si se escanea da paso a unos audios en español, inglés y árabe » y nos dice en qué comercio estamos». Las personas con TEA, ha concluido «en cuanto vean el pictograma saben que están en un comercio amigable, que quien está dentro está sensibilizado con su trastorno».

Fernando Cortezón, de FER Comercio, ha incidido en que «hay muchos colectivos para los que picteando puede ser una iniciativa interesante, una buena herramienta» ya que los comercios de ciudad «somos quienes estamos más próximos a la sociedad y nos encanta poder ayudar a nuestros clientes y tener un trato cercano con ellos».

Rafael Elizegui, psicólogo de ARPA Autismo, ha recalcado que «este proyecto da accesibilidad e inclusión a las personas con autismo» porque «tienen dificultades para entender el significado de las cosas y así pueden comprender mejor el mundo, la sociedad y pueden estar más integrados».

Este proyecto «es una forma de inclusión social, de autonomía en su día a día, un pequeño salto que no se había dado todavía», ha concluido Elizegui.

Subir