Especial Enoturismo

Bodegas F&A: compromiso con la tierra, sostenibilidad y sabor a Moncalvillo

Navarrete, pueblo con larga tradición vinícola y alfarera y lugar elegido hace un año para que Bodegas FyA echara a andar. Perteneciente al Grupo Piérola, su filosofía radica en el compromiso con la tierra, la cultura y la sostenibilidad. «La tierra de Navarrete tiene unas características especiales, y nosotros siempre buscamos ese sabor de los vinos de donde crecen», explica María Sáenz García, directora de Comunicación y Enoturismo de la bodega.

En este caso, Carlos Bujanda Fernández de Piérola, propietario del grupo, quería hacer unos vinos que supieran al Moncalvillo. Dicho y hecho. Así comenzó una propuesta enológica diferente, centrada en la elaboración de vinos de finca, recuperando variedades singulares y modelos de vinificación novedosos alejados de las categorizaciones clásicas de Rioja, como por ejemplo la crianza en tinajas de barro.

Y es que no hay que pasar por alto que este nuevo proyecto de estética vanguardista y singular que se funde gracias a su estética cromática con el entorno, se asienta en el último centro alfarero en activo de La Rioja, por lo que «nuestra oferta enoturística, como no podía ser de otra forma, está muy relacionada con la cerámica. Y además de las catas y visitas guiadas tenemos un comedor con vistas al viñedo donde terminar la experiencia enogastronómica con menús que se adaptan a las estaciones».

Desde la bodega confiesan que Bodegas FyA va dando pasos pequeños pero firmes, «ya que nos apoyamos en la experiencia del Grupo Piérola y partimos en esta aventura del enoturismo a hombros de gigantes, confiando además que nosotros mismos podamos convertirnos en esos hombros sobre los que se asiente el futuro del enoturismo de F&A y de la región».

Enoturismo de primer nivel

El museo de cerámica es uno de los reclamos de esta joven bodega. Una colección de 850 piezas recogidas y documentadas por Enrique Martínez Glera, Doctor en Historia y uno de los mayores expertos en el campo de la cerámica antigua. Relacionada con el mundo del vino, contiene diferentes piezas de uso habitual, como cántaros ‘mosteadores’, cántaros o pucheros para arrope, una gran variedad de medidas (cántara, media cántara, cuartilla, cuartilla y media, azumbre, azumbre y media, media azumbre, cuartillo y cantarillas), jarras de diversos tamaños, destacando las conocidas como ‘jarra porrón’ y ‘jarra de trampa’, etc.

Pero lo que más sorprende a los visitantes es, «cuando cruzamos la puerta del museo hacia la bodega, una especie de puerta estelar», la panorámica de cuarenta tinajas de mil litros que plasma a la perfección la filosofía de la bodega, su manera de hacer vino y el carácter de la zona, pensando en el disfrute del consumidor y buscando un equilibrio entre la complejidad de los vinos y la frescura natural.

Además, otro pilar fundamental que no deja pasar por alto María es su compromiso con la sostenibilidad, integrando con el paisaje de viñedo un huerto solar que permite obtener energía fotovoltaica para abastecer la práctica totalidad de la demanda energética tanto de de la bodega como del hotel.

Y es que el proyecto se complementa con una oferta enoturística de primer nivel, con un hotel de 4 estrellas que cuenta con 29 habitaciones con vistas al viñedo, totalmente equipadas, con un diseño muy acogedor. En sus instalaciones cuenta con azotea con vistas panorámicas, gimnasio, spa, cafetería y un restaurante que hace honor a la gastronomía riojana, donde maridar los vinos de la bodega con los productos de la zona.

«Tratamos de ofrecer una experiencia global en torno a todos los sentidos, estableciendo unas bases sólidas y promoviendo un enoturismo de calidad. En este poco tiempo que llevamos queremos ser ambiciosos, hacer las cosas bien, y conforme el público y el sector vaya demandando nosotros iremos avanzando para brindar experiencias únicas y diferentes».

Eso sí, siempre con sumo cuidado y de la forma más personalizada posible. Porque el compromiso con la tierra no solo se expresa a través del viñedo, sino también a través de «la tranquilidad con la que se hacen los vinos y con la que nosotros tratamos a la gente».

Bodegas FyA

– Carretera de Navarrete a Entrena s/n
– 941 560 560
Página web

Subir