Agricultura

Denuncian el robo de media tonelada de cerezas en los cultivos de Quel

Denuncian el robo de media tonelada de cerezas en los cultivos de Quel

En plena campaña de recogida de la cereza, cuatro agricultores de la localidad de Quel han alertado del robo de más de 500 kilos de este fruto tan preciado. Episodios que se han producido durante el pasado fin de semana y que han puesto vigilante al sector agrícola de la zona. “No se trata del menudeo habitual de otros años, gente que entra a las fincas y se lleva unos puñados o un caldero para casa. Estas personas llevaban otras intenciones…”.

Santiago es uno de los agricultores afectados, “aunque en menor medida”, y se muestra convencido de que la cantidad robada ha ido a parar a tiendas, locales o almacenes: “Nadie coge 500 kilos para luego no tener dónde dejarlos. Esos son pedidos que se hacen desde tiendas o almacenistas y entendemos que es una cereza que luego se vende, además, a bajo precio y no muy lejos de aquí”.

Estos productores piden mayor vigilancia en los caminos agrícolas para evitar este tipo de situaciones, “porque ha llegado un momento en el que estas personas actúan con total libertad y a plena luz del día, sin ningún tipo de miedo”. Santiago habla en plural porque saben que fueron entre cuatro o cinco personas las que entraron en las fincas privadas.

“Comentan que un agricultor tiene una cámara de trampeo para caza colocada en el campo que ha podido grabar una matrícula de un coche y hasta a cuatro o cinco personas como mínimo. Por eso no tienen miedo a actuar ante la posibilidad de que vaya a aparecer el dueño, porque van varios. El problema a la hora de denunciar es que a veces, si las cantidades robadas no superan un tope, no se considera delito”, apunta.

Cuidado, consumidor

Este agricultor insiste, además, en la importancia de que el consumidor conozca la trazabilidad del producto que compra para que entienda las diferencias de precios entre un comercio y otro. “A veces nos dicen que el de la tienda de al lado tiene las cerezas dos euros más baratas de lo que las vendemos nosotros, pero igual es porque el de la tienda de al lado tiene una caja de 20 kilos cuyo origen se desconoce al igual que los cuidados que ha llevado esa fruta”.

Santiago explica que muchas de esas cerezas robadas este fin de semana en Quel habían sido tratadas el día anterior por uno de los agricultores. “Cuando se aplican tratamientos contra plagas hay que esperar el plazo de seguridad adecuado para poder dar salida a esa cereza sin que exista riesgo para el consumidor. Pero eso no lo sabían quienes las cogieron”.

Por eso apela al raciocinio del consumidor para que sepa valorar el producto que tiene frente a él: “Si encuentras cerezas en cajas de más de cinco kilos, lo que perjudica el fruto, o en un grado de maduración que no es el correcto (a veces, algo crudas) y a unos precios muy por debajo de lo normal, es de sospechar que tal vez la procedencia de ese fruto no sea la más lícita”.

Subir