Deportes

La ‘odisea’ de dos blanquirrojos: más de mil kilómetros para llegar al playoff

«Dicen que estamos locos de la cabeza», así reza una de las consignas que más se grita entre la hinchada de la UD Logroñés en Las Gaunas. Y es que a veces, hay que estarlo. Diego Martínez, de la peña Madrid Blanquirrojo, ha vivido una auténtica odisea para ver a su equipo en el playoff, frente al Villarreal B (domingo, 18 horas). Y Enrique Guillén, otro conocido ‘gauner’, lo hará desde Valencia. Dos aficionados para los que no hay excusa alguna para apoyar a su equipo. Ni los kilómetros, ni la distancia, ni las dificultades logísticas. Nada.

«Los otros cinco de mi peña van desde Logroño, en dos coches. Pero yo voy desde Barcelona, porque me han puesto un evento de empresa. Tengo que irme mañana a Barcelona y el sábado me cojo un vuelo por la tarde para La Coruña y estoy ahí», explica Martínez.

Su planning es el siguiente: vuelo Barcelona-La Coruña, noche en La Coruña, Villarreal B-UD Logroñés y vuelta hacia la capital riojana en coche. «Algunos de mi peña se vuelven después del partido, pegándose una paliza porque tienen que trabajar al día siguiente. Yo por suerte, he conseguido tener el lunes libre».

Barcelona y La Coruña distan más de 1.100 kilómetros. Y por si fuera poco, una organización caótica del playoff por parte de la RFEF. Hasta el lunes no se conoció la sede y claro, para los aficionados, eso es un quebradero de cabeza, como explica Diego: «Menos mal que pude encontrar vuelos, estábamos a lunes y no sabíamos dónde jugábamos. Yo había visto vuelos a Vigo y La Coruña, a los dos. Reservé en La Coruña porque pensaba que jugaríamos allí; bueno en Ferrol, pero dormiríamos allí».

«Pasaban los días y se iba incrementando el precio… Llegamos al lunes y solo quedaban cuatro plazas de vuelo. Seguía sin saber donde comprarlo, porque podría comprarlo en cualquier de los dos sitios (La Coruña y Vigo) y que fuera en la otra sede. Al final lo compré en La Coruña: si cambiaba la sede a Vigo, los de mi peña podrían venir a por mí en coche. Al principio, el avión costaba 50 euros y después, me acabó costando bastante más», explica Martínez.

Con el hotel ocurrió tres cuartas partes de lo mismo: «Habíamos reservado también en La Coruña y Vigo, las cancelaciones gratuitas se acababan en una fecha y no sabíamos si podíamos cancelar o no. Tuvimos que cancelar el hotel de Vigo nada más acabar León. Fue una locura».

Con estas condiciones, acudir a Galicia tiene un mérito indudable: «Del resto de las peñas, sé que hay gente que va. Esta mañana quedaban 10 plazas para llenarse el bus, así que se llenará. Creo que podremos estar alrededor de 150-200, para ser un domingo, está muy bien. Hay gente de Madrid que también va. Al final esto es una locura de viaje y una paliza, pero te has comido toda la temporada para estas cosas».

Un vuelo y dos trenes desde Valencia

Enrique Guillén acudirá a A Malata desde Valencia: «Trabajo el sábado (es traumatólogo) y salgo el domingo por la mañana, a primera hora. A las 9 cojo un AVE Valencia-Madrid y de Atocha voy a Barajas. Luego voy en Avión a Santiago de Compostela y después en tren hasta La Coruña. Me recoge un amigo y ya vamos al partido, vamos a Ferrol. De La Coruña ya me vuelvo el lunes a mediodía a Valencia. Es una paliza importante todo esto».

Más de un millar de kilómetros por disfrutar de una pasión: «Como no sabes cuando va a ser el próximo playoff pues te animas. Va a ser físicamente exigente, pero a ver si ganamos». Este aficionado ha sido protagonista de un curioso hecho, demostrativo de que la organización de este playoff ha sido un auténtico caos: es el único de los 107 que reservaron que ha pagado 22 euros por una entrada en Preferencia. Él y su amigo fueron los únicos que eligieron esa zona. Pero vayamos por partes.

La RFEF decidió vetar los fondos, dejando a los aficionados la posibilidad de solo reservar Tribuna (26 euros) y Preferencia (22 euros). Con esa decisión, obligó primeramente a los aficionados a pagar cuatro u ocho más por su localidad. La medida sentó horriblemente mal y la UD Logroñés realizó una queja formal, pidiendo que este importe se respetara. Finalmente, la RFEF rectificó y los hinchas pudieron reubicarse a Preferencia o Tribuna, sin asumir un coste adicional.

Al elegir Guillén la Preferencia, pagará cuatro euros más que el resto: «Me llamó hasta Miguel Isasi, gerente del club, porque pensaba que había sido perjudicado. Espero que esos cuatro euros sirvan para ayudar al club. Mi anécdota es la demostración de lo caótico que ha sido este playoff, incertidumbre con la sede incluida. A Guillén este aspecto le ha afectado menos: «No me afectaba demasiado que se jugara en La Coruña, Ferrol o Vigo, porque iba a coger el tren desde Santiago de todas las maneras».

«A mí no me afectaba demasiado que se jugara un partido en La Coruña, Ferrol o Vigo , porque iba a coger el tren desde Santiago de todas las maneras». Dos historias de playoff que ayudan a crecer a la UD Logroñés. Porque por encima de todo, un club son sus socios, los que le apoyan incondicionalmente. Sin ellos, nada tendría sentido.

Subir