La Rioja

Los trabajadores de Tobepal reclaman un plan para el futuro de la empresa

La incertidumbre reina en los más de doscientos empleados de la empresa Constantia Tobepal de Logroño. El pasado domingo 22 de mayo el 70 por ciento de los trabajadores de la empresa se reunieron en una asamblea en la que se macó una hoja de ruta que comenzará  por no realizar horas extraordinarias en la empresa, que los turnos de fin de semana pasen al turno ordinario, la posibilidad de hacer diferentes movilizaciones en la ciudad e incluso llegar a la huelga si se viesen forzados a ello.

El problema de los trabajadores viene de la mano del nuevo PERI que marca el futuro de los terrenos en los que la planta dedicada al embalaje está ubicada en régimen de alquiler. En un principio, el nuevo plan urbanístico propone una prórroga por cuatro años que podría prorrogarse por cuatro más en el caso de que a la finalización del primer plazo el ayuntamiento, la dirección de la empresa y la inmobiliaria que gestiona los terrenos estuviesen de acuerdo. Esto deja a los empleados con un futuro incierto a cuatro años vista y, de momento, sin un plan que determine cómo será el cese de actividad en ese momento.

«Aceptamos el PERI pero igual que el resto de los actores de este asunto quieren tener certidumbres, los trabajadores también; por eso creemos que hay que plantear ya un documento que determine cómo va a ser el cese de la actividad y en qué situación van a quedar los trabajadores», explica Roberto Gutiérrez, representante de los trabajadores.

Así, ellos quieren saber a través de ese documento cuántas prejubilaciones habría, cuántos trabajadores podría asumir la planta ubicada en Burgos y las indemnizaciones que les corresponderían a los que no pudiesen sumarse a una y otra solución. Además quieren que se aclare si los compromisos que había con la firma del PERI de 2016 siguen vigentes. «Entonces la empresa habló de la posibilidad de trasladar la actividad en circunstancias similares a las actuales a una planta en territorio riojano, concretamente cercano a Sotés, y se comprometió a una inversión de cinco millones de euros; en el PERI actual no se haba ni de una cosa ni de otra», comentan desde el sindicato.

Subir