La Rioja

Nacho Guerreros revela su pasado como trabajador en una línea erótica

Valorar el éxito de Nacho Guerreros tras varios años como uno de los rostros más reconocibles de la tele nacional es sencillo. En cambio, como en tantos otros ejemplos en las artes escénicas, para paladear las mieles del triunfo el actor riojano tuvo que convivir años atrás con el barro. Y sin que se le cayeran los anillos, ni mucho menos.

El calagurritano -que se encuentra en pleno rodaje de la nueva temporada de ‘Lo que se avecina’-  ha pasado recientemente por el programa ‘Déjate querer’ (Telecinco) para revelar parte de su pasado cuando intentaba abrirse paso en la escena artística nacional.

«Mi padre trabajaba en la finca y me enseñó que todo esfuerzo tiene su recompensa, pero que hay que esforzarse; me inculcó el trabajo desde muy joven», explicó Guerreros a Toñi Moreno, a quien desgranó su currículum como camarero, personal de asistencia a personas con discapacidad, empresario… e interlocutor de un teléfono erótico.

«Fue muy poco tiempo, pero ahí está», señaló el actor, valorando que «era como una terapia; la gente llamaba porque quería descargarse y ahí estaba yo». «La gente llamaba por soledad e, incluso, había llamadas que no tenían nada que ver con el sexo», explica el intérprete, recordando anécdotas como la ocasión en la que una pareja de hermanos le llamó porque quería tener sexo telefónico con él.

A petición popular del público del programa, el actor riojano no dudó en escenificar una de aquellas llamadas en pleno directo.

Subir