El Rioja

La vid brota al ralentí: los fríos retrasan su renacer dos semanas

Las viñas brotan al ralentí: los fríos retrasan dos semanas su renacer

Esta primavera la ‘vitis vinifera’ se ha reactivado algo más tarde de lo habitual. ¿El culpable? El frío que ha inundado durante gran parte este invierno y principios de abril, con esas heladas tardías.

Unos fríos que no dejaron huella, sin embargo, en las viñas, pero sí afectaron a su renacer. En Uruñuela, el presidente de la Cooperativa Zinio, Ricardo Leza, calcula que el ciclo vegetativo viene con unos 15 o 18 días de retraso en esta zona de La Rioja Alta.

«Ha habido muchas más horas de frío desde octubre con respecto al año pasado, además de que la integral térmica es mucho más baja. Eso sí, la humedad de los últimos meses ha dejado al viñedo en condiciones óptimas para un arroje normal teniendo en cuenta que de enero hasta ahora la estación de Uruñuela ha registrado los mismo litros que en 2021», apunta.

Ahora lo imprescindible es que el mercurio no baje de los cero grados porque «la planta está ya en un momento clave de punta verde en el que existe gran riesgo». Pero el astro se ha puesto del lado de los viticultores y las previsiones meteorológicas no anuncian heladas. Así que conformen aumenten esas temperaturas irá llegando una nueva campaña a pie de campo con la espergura y la aplicación de los primeros fungicidas.

Aunque Javier Arizcuren ya se ha adelantado. Ha iniciado una escarda previa en una viña de garnacha de Quel «por ir adelantando trabajo y con la intención de hacer dos pasadas», porque el resto de parcelas avanzan más lentas y algunas, hasta hace apenas una semana, todavía no habían terminado de brotar.

Afortunadamente, ese retraso en la brotación libró a las viñas que tiene en Quel las libró de una helada asegurada porque pilló a las llemas totalmente cerradas, y es que «para que en esa situación haya daño, se deben alcanzar temperaturas de siete grados bajo cero». Ahora poco se teme a un nuevo temporal helador que amence el devenir de los viñedos en Rioja, así que Javier ya se prepara para inaugurar, «en poco más de una semana», la temporada fuerte de espergura.

Subir