Semana Santa

Y los judas ardieron en un día cargado de fina ironía

Fuego. Convertir en cenizas lo negativo para empezar una nueva etapa. Desde hace siglos (aunque nadie ha podido datar el inicio de esta tradición) los alfareños colocan peleles en sus calles y cada Domingo de Resurrección los hacen arder en una tradición que con el paso de los años ha ido en aumento en el municipio y que en 2005 se convirtió en Fiesta de Interés Turístico Regional.

Este año, después de dos años sin poder salir a la calle por la pandemia, las calles de Alfaro se han llenado de nuevo para disfrutar de los 111 judas que colgaban de balconadas y que han convertido el municipio en un ir y venir de unos y otros que disfrutaban con al buen saber hacer de todos aquellos que ponen su granito de arena para seguir manteniendo la tradición.

Este año, el consistorio pidió que los judas pudiesen disfrutarse el día anterior, y desde el sábado la presencia de público ha sido constante. Aún así, muchos han vuelto de nuevo el domingo. «Porque lo chulo es ver cómo los queman», comentaban los que repetían experiencia.

Así, especialmente la calle Tudela se ha convertido en un museo de mirada ácida hacia los personajes de actualidad que los visitantes intentaban descubrir a través de las pistas que se daban con los poemas. «¿Es Putin? Pedro Sánchez no se parece mucho, pero a la Calviño la han clavado», comentaban algunos de los que pasaban por allí. «¿Has visto a Andreu? La han hecho pequeñita, pero otra que va a arder». Algunos políticos se han dejado ver en la jornada. El candidato a las primarias del PP, Alfonso Domínguez, la consejera de Salud, María Somalo…, quién sabe si quizás podría convertirse en judas en próximas ediciones.

A eso de las doce de la mañana han comenzado a arder las figuras de arte efímeras que tanto trabajo han costado crear: una araña entre, la pirámide del museo del Louvre, ni siquiera Ayuso con jarra de cerveza en mano ha quedado libre de las llamas. Fuego y más fuego. Convertir en cenizas todo lo negativo para empezar de nuevo mirando al futuro.

Subir