Agricultura

Del dato al campo: la revolución de la agricultura a través de la digitalización

La directora general de Agricultura y Ganadería, María Jesús Miñana, ha inaugurado este martes la jornada ‘Agricultura de precisión: del dato al campo’, organizada por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, y celebrada en la Bodega Institucional de La Grajera.

“Desde Gobierno de La Rioja consideramos que la agricultura de precisión es palanca para la gran transformación del sector agrícola, una revolución en la agricultura a partir de la digitalización, denominador común de todas las acciones estratégicas que se están impulsando desde el Plan Estratégico de la PAC; el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España y el Plan de Transformación de La Rioja”, ha destacado Miñana.

Miñana ha recordado que “el Plan Estratégico de la PAC 2023-2027, que marcará la política agraria para los próximos años, se sustenta en nueve objetivos específicos -tres de ellos económicos, tres medioambientales y tres sociales- y un objetivo transversal común de modernizar el sector a través del fomento y la puesta en común del conocimiento, la innovación y la digitalización en las zonas agrícolas y rurales y promover su adopción”. Y ha subrayado que “la agricultura de precisión será protagonista para conseguir los objetivos de digitalización de la agricultura, reducción de fitosanitarios y fertilización sostenible que marca el Plan Estratégico de la PAC”.

Asimismo, ha apuntado que los programas de recuperación ligados a los fondos europeos tienen como elementos comunes la sostenibilidad y la digitalización. En relación al Plan de Transformación de La Rioja, ha hecho referencia al proyecto tractor de enorregión que se enfoca en “la transformación sostenible y digital de toda la cadena de valor del vino”. Además, ha señalado que el Plan de Transformación ‘España Puede’ aborda la digitalización del sector agrario en su componente 3 de ‘Transformación ambiental y digital del sistema agroalimentario como sector estratégico’.

En este contexto, ha informado de la apertura hasta el 17 de mayo de la convocatoria de ayudas del programa de aplicación de agricultura de precisión y tecnologías 4.0 en el sector agrícola y ganadero, dotado con 448.827 euros, dentro del Plan de Impulso de la Sostenibilidad y Competitividad de la Agricultura y Ganadería, financiado con fondos Next Generation, como apoyo a la transformación del sector y oportunidad para acceder a este tipo de inversiones.

En este sentido, ha subrayado que “el uso de fitosanitarios, en el que los agricultores ya tienen una formación y capacitación, puede ser un área para profundizar en la agricultura de precisión”. De este modo, en el marco del Plan Estratégico de la PAC, se ha referido al diseño en las intervenciones regionales de una medida de gestión de insumos agrícolas mediante tecnologías de dosificación variable en la aplicación de fitosanitarios y fertilizantes. “Estamos intentando enfocar las ayudas y dirigir el apoyo económico en la línea en que tiene que avanzar la producción agraria”.

La directora general de Agricultura ha indicado retos que hay que afrontar para implementar la agricultura de precisión, como “mejorar la conectividad para asegurar que llegue a todo el medio rural; favorecer el uso de plataformas de datos abiertos, a semejanza del Servicio de Información Agroclimática de La Rioja, así como las alianzas estratégicas”.

Proyecto VINIoT: viticultura de precisión para PYMES a partir de sensores

El investigador del Servicio de Investigación Agraria y Sanidad Vegetal de la Consejería de Agricultura, Javier Portu, integrante del grupo VitisGestión del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV), ha desgranado los avances en el proyecto VINIoT, un servicio de viticultura de precisión basado en red de sensores para PYMES, cofinanciado por el Programa Interreg Sudoe, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), y con un presupuesto total de 1,4 millones de euros. El Gobierno de La Rioja es uno de los siete socios del proyecto, a través de la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Agricultura.

Portu ha explicado que “VINIot es un servicio tecnológico de seguimiento del viñedo que permitirá a las PYMEs del sector vitivinícola dentro de la cooperación transfronteriza del espacio del sudoeste europeo para monitorizar en tiempo real, a distancia y de forma precisa sus plantaciones en relación a diversos niveles de precisión (uvas, planta, parcela y viñedo). El servicio supervisará los parámetros vitivinícolas relevantes: el estado del agua, la fase de maduración de la uva o el estado fitosanitario. Proporcionará un sistema de alerta que advertirá a los técnicos de la bodega y permitirá realizar correcciones tempranas, reduciendo los costes de producción, aumentar el volumen de la cosecha y mejorar la calidad del vino”.

Asimismo, ha asegurado, “VINIoT HUB también será un punto de encuentro para todas las partes interesadas –bodegas, consejeros reguladores, proveedores de tecnología- para la conexión, la transferencia de conocimiento, la formación y las actividades de difusión”.

El investigador ha asegurado que “VINIoT se aplica ya al análisis del estrés hídrico para optimizar el riego, la maduración para estimar la calidad de la uva y mejorar la planificación de la vendimia y las enfermedades para la optimización de la aplicación de fitosanitarios”. Y ha anunciado que La Rioja participará en un trabajo en campo para la validación del servicio VINIoT con un ensayo demostrativo que se iniciará este verano.

La agricultura de precisión como presente

Mari Paz Diago, investigadora de la Universidad de La Rioja y miembro del Grupo Televitis del ICVV, ha afirmado que “la agricultura de precisión, como estrategia de gestión que recopila los procesos y analiza datos temporales, espaciales e individuales y lo combina con otra información auxiliar para ayudar a la toma de decisiones en función de la variabilidad estimada, permite mejorar la eficiencia en el uso de recursos, la productividad, la calidad, la rentabilidad y sostenibilidad de la producción agrícola”.

Diago ha recordado que “la agricultura de precisión es ya el presente” con diferentes sensores y herramientas multiespectrales disponibles comercialmente y con la oportunidad de acceder a la información totalmente gratuita de satélites de la Unión Europea como Sentinel. Entre sus aplicaciones, ha mencionado el desarrollo de mapas de vigor para tomar decisiones diferenciadas u homogéneas en las parcelas sobre el manejo de la vegetación; la detección de procesos anómalos; el conocimiento del estado hídrico y la planificación del riego, así como la optimización de la aplicación de fertilizantes y productos fitosanitarios.

Respecto a los avances en la implementación de la viticultura de precisión, Diago ha enumerado “la miniaturización de sensores, la reducción de los costes de sensores y su implementación; la mejora de la resolución espacial; la mejora de la resolución espectral; la generación de modelos de validación globales, robustos y aplicables; la mayor rapidez en el post-procesado de las señales y datos; la utilización más amplia de métodos de inteligencia artificial y ciencia de datos; el despegue de la navegación autónoma terrestre y robótica; los avances en la estimación del rendimiento productivo y los avances en el diagnóstico precoz de plagas y enfermedades”.

Se ha referido, asimismo, a la visión hiperespectral, como técnica que revolucionará la viticultura de previsión que amplificación la generación de información agronómica en campo. El reto más inmediato, ha indicado, es “disminuir la brecha en la aplicación de los tecnología, entre los investigadores y el sector que aplicar esta tecnología a su gestión”.

En la jornada ‘Agricultura de precisión: del dato al campo’ han intervenido, asimismo, Dionisio Andújar, del Centro de Automática y Robótica del Grupo de Percepción Artificial del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Francisco García Ruíz, de la Unidad de Mecanización Agraria de la Universidad Politécnica de Cataluña; Daniel García i Llobet, de Agropixel-Grupo Codorniú; Diego Supervia de Florette Ibérica y Julio Martín, de JMAP Agricultura de Precisión.

Subir