La Rioja

Sánchez, Ayuso y Putin arderán en los judas de Alfaro

La política en su estado más artístico inunda los judas de Alfaro en Semana Santa

Entrar en el taller de la calle Tudela de Alfaro donde catorce personas preparan los judas que arderán en el fuego del Domingo de Resurrección es como hacerlo en un gran plató de televisión. Los personajes salen de cada esquina para hacer un recorrido por las caras más reconocibles de la actualidad política, social y cultural.

Lo hacen en tono satírico, sacando una sonrisa a todos los que tienen la oportunidad de poder disfrutar de ellos. Nadie que haya sido ‘algo’ en el último año se queda fuera de su mordaz crítica. Quizás, Cuca Gamarra, pero es que su nombramiento les ha pillado ya sin tiempo.

En 2019 el grupo de trabajo de la calle Tudela decidió hacer «algo que se viese». La tradición de los judas venía de antaño en la localidad, pero quisieron que sus Judas tuviesen algo que los hiciesen especiales. Así, comenzaron a hacerlos de una forma muy especial que conllevaba mucho trabajo, pero también mucha satisfacción.

La calle Tudela se convirtió en una pequeña Valencia en Fallas. Ese primer 2019 fue un auténtico éxito, pero poco duro la alegría y llegó la pandemia. Ese 2020, con todo prácticamente preparado, tuvieron que cancelar el acto. En 2021 tampoco se pudo realizar, por eso ahora han vuelto al trabajo con más ganas que nunca.

«En 2019 fue todo un éxito», recuerda Eduardo. «Hasta cinco televisiones vinieron para sacar los judas de Alfaro», cuenta Mari Carmen, que recuerda aún que hasta Francisco Marhuenda reconoció en televisión que su Judas se parecía mucho a él. «Vino Cristina Almeida a dar una charla y le enseñamos los de ese año y se quiso hacer una foto con Inda porque le hacía mucha ilusión», dicen.

En 2020 todo estaba preparado, pero como ellos son mujeres y hombres para los que el reciclaje es importante, algunos de los materiales de entonces los han podido aprovechar. «Hemos decapitado a algunos de los judas que teníamos hechos porque los personajes van cambiando con la actualidad, pero hemos usado los cuerpos», explican.

Así, en verano del año pasado se decidió la temática. Si en 2019 los judas de esa calle tenían como hilo conductor el cine, este año será el arte. Las calles se  convertirán durante casi 24 horas en diferentes museos, donde se podrá disfrutar de obras artísticas muy variopintas que incluyen 88 Judas, que se colocarán, por primera vez, el sábado por la tarde y se quemarán el domingo a la hora del vermú.

Las risas están aseguradas si uno decide visitar Alfaro durante esas horas. Arte y humor a partes iguales. Como en el de ‘La Libertad guiando al pueblo’, de Delacroix, protagonizado por Isabel Díaz Ayuso, que guía hacia la libertad a Almeida, Monasterio y Espinosa de los Monteros. En el otro lado del arco parlamentario también tienen su propio cuadro. ‘El nacimiento de Venus’, de Boticelli, está protagonizado por Yolanda Díaz a la que acompañan Pedro Sánchez, Ione Belarra y Nadia Calviño. La política en estado puro.

La pandemia también está presente en alguno de los Judas como el de ‘La Creación de Adán’, de Miguel Ángel, con Fernando Simón, Salvador Illa y Miguel Bosé como protagonistas. En el ámbito internacional, ‘Las Tres Gracias’, de Rubens, se convierten en ‘Las tres desgracias’ de Alfaro con Boris Johnson, Vladimir Putin y Donald Trump con cuerpos frondosos de mujer.

Ejemplos de los muchos judas que se van a poder disfrutar esos días por las calles alfareñas, y ejemplo claro del trabajo de estas catorce personas que ultiman sus trabajos estos días entre el papel y la cola, son dos instalaciones enormes que han preparado y que quieren imitar a la Pirámide del Louvre y a la araña del Guggemhein.

«Desde septiembre que empezamos con el trabajo manual llevamos muchísimas horas trabajando», cuentan. Cada uno hasta donde puede. Muchos un par de horas al día, otro como Mari Carmen, casi seis diarias. Una labor altruista que pretende poner en valor una de las tradiciones más arraigadas del municipio. Unos lo hacen en un bajo que tienen en la misma calle Tudela, otros en el convento de la Concepción, todos con unas ganas enormes de que llegue ese día para poder quemarlos. Que arda la fiesta.

Subir