La Rioja

«Va a haber más manos y más ojos pendientes de los pacientes»

María Somalo: «Va a haber más manos y más ojos pendientes de los pacientes»

María Somalo lleva poco más de un mes como consejera de Salud en el Gobierno de La Rioja. El pasado viernes, el Parlamento aprobaba la integración de la Fundación Hospital de Calahorra en el SERIS. La sucesora de Sara Alba definía la jornada como «un día importante para la salud riojana», tras la aprobación de una ley que ha sido sacada adelante con los votos a favor de PSOE, Ciudadanos, Izquierda Unida y Podemos -el PP decidió abstenerse-.

– ¿Qué va a suponer a corto plazo la integración del hospital para el ciudadano riojabajeño?

– Lo que supone en un primer momento es que el empleador de los profesionales del hospital ahora es el SERIS. Esto lo van a notar los ciudadanos en varias cosas. Por ejemplo, el problema que hubo con el servicio de ginecología en Navidad en el hospital de Calahorra no hubiese existido. Contar entonces con un profesional del Hospital San Pedro hubiese sido una cesión ilegal de trabajadores y ahora va a estar totalmente contemplado. Ahora vamos a tener a los profesionales donde realmente hagan falta en estos momentos puntuales, lo que va a mejorar la calidad asistencial de los pacientes. Otro ejemplo es el de la pediatra de Alfaro. Durante este tiempo había profesionales del FHC que hubiesen estado dispuestos a pasar consulta allí, pero no lo pudimos hacer por el mismo motivo.

– ¿Qué otras mejoras van a poder contemplar?

– Otra de las mejoras evidentes es que se van a poder crear grupos de trabajo conjuntos entre los profesionales y que se van a poder realizar interconsultas no presenciales entre los profesionales de uno y otro hospital en cualquier tipo de especialidad. Va a haber más manos y más ojos pendientes de los pacientes. En un futuro, incluso, habrá listas de espera conjuntas, lo que hará que se minimicen los tiempos. A partir de ahora, y en momentos concretos, será el profesional el que se traslade para que no lo haga el paciente. Va a ser una cuestión no tanto de imposición como de organización. Además, se van a armonizar los criterios de admisión, derivación, coordinación, intervenciones… También hay otra mejora, que es que los profesionales de Calahorra podrán entrar dentro de proyectos de investigación que tiene el Hospital San Pedro o todo lo que tiene que ver con la formación y el carácter docente.

– El punto más conflictivo ha sido la situación en la que quedan los trabajadores del hospital calagurritano.

– Hay que tener en cuenta algo: la integración del hospital de Calahorra en el SERIS sí era una decisión política. Una vez tomada, las condiciones a las que pasan a estar los trabajadores de la fundación vienen marcadas por la ley. No nos las hemos inventado. Son las mismas que se han marcado en el resto de las integraciones que ha habido en otros hospitales que estaban en la misma situación que el de Calahorra y están avaladas por el Constitucional. Se ha hablado de las firmas de más de mil profesionales que están en desacuerdo con esta fórmula, pero hay que mirar el beneficio general y hay que tener en cuenta que mejorar las condiciones de unos no quiere decir que se vayan a empeorar las de los otros. En tres meses de proceso de estabilización va a pasar lo mismo y el objetivo no es otro que mejorar el Sistema de Salud riojano. Por otro lado, hay que tener en cuenta que los profesionales de Calahorra también han pasado por procesos de selección que están regulados en sus convenios. La idea no es competir entre unos ni otros sino complementarse.

– ¿Cuáles eran los principales problemas del FHC por el hecho de ser fundación?

– Había varios, pero el principal es que tenía una cartera de servicios más reducida que ahora se va a poder ampliar en condiciones de mayor confort para los usuarios. Además, había otro problema que era la captación de profesionales, que, si ya es complicada en cualquier servicio sanitario, aún lo era más en el hospital de Calahorra. Los profesionales tenían otro tipo de condiciones que no hacía el hospital atractivo.

Subir