La Rioja

Una muestra con 600 rótulos de Logroño refleja cómo «se apropian» de un lugar

FOTO: Raquel Manzanares (EFE)

La exposición ‘Abierto por ilusión. Logroño en sus rótulos comerciales’ ya puede visitarse en la Sala de Exposiciones del Ayuntamiento de Logroño y en la Sala Pequeña de la ESDIR, organizada por el estudio gráfico Lles. Se trata de un reconocimiento gráfico al esmero de comerciantes y empresarios que han hecho que sus rótulos y tipografías formen parte de nuestro imaginario colectivo y, sobre todo, del patrimonio de Logroño.

En la exposición que podemos visitar en el consistorio encontramos rótulos pintados sobre diferentes materiales, entre ellos, madera, espejo, metal o cerámica. Destacan los de establecimientos como El plus ultra. Souvenirs de La Rioja, Pastelería Manolo Iturbe o Vinos Mayayo, Confecciones El barato o Mercería La plata. Sombrerería Dulín o La Villa de Madrid.

Foto: Raquel Manzanares (EFE)

También letras corpóreas o con volumen como Mola, La mariposa de oro, Café Moderno Bar, Mediavilla Cerrajeros, Hilarión o Cornet. Santos Ochoa, La Sirena, Foto Payá o Marselect.

Asimismo, existen o han existido en Logroño rótulos en forma de banderola vertical, perpendiculares a la pared, al estilo de Peluquería Luis, Fábrica de punto Urturi, Félix Barbero Botas Rioja, Muebles El Caserío, La Roja, Mesón Egüés o Chocolatería Moreno.

Hay o ha habido en la ciudad letras que brillan en establecimientos como La Granja, Discóbolo, 20 ans, Sacha, La violeta, Tebriz, Samaray, Ibiza, Sigma, Rancho, Lorca, El pasaje. Fotos en el acto, Mercería el 9, Helados La Veneciana, Wine fandango o Sala negra.

En Logroño cada establecimiento, o cada especialidad de tienda, ha buscado también su propia imagen, como las farmacias, ópticas, zapaterías, peluquerías o tiendas de alimentación. Hay mil ejemplos de imágenes y palabras unidas que identifican, por ejemplo, a Peluquería Raúl, Peluquero Emilio Olave, Carnicería Cenzano o Pescadería Merche.

Existen también otra catalogación de rótulos formada por imagen y texto, como Ducal, Foto 5, Café noche y día.

Mención especial merecen en la exposición los bares en Logroño; su existencia masiva ha hecho que exista un auténtico catálogo de tipografías. Destacamos, por ejemplo, Bar Ángel, Bar Bretón, Bar Zikos 3, Bahía Blanca Bar, Bar Soriano, Café Junco y Bar Iturza.

Los lugares del mundo también están representados en los rótulos de la ciudad. Quizá estos negocios recogen el nombre para vincularlos a cuestiones sentimentales o a su propia procedencia. Por ejemplo, Pub Miami, Ibiza, Orinoco, Boston, Mallorca, Tahití, San Remo, Niza o Mónaco.

Hay en Logroño establecimientos cuyos rótulos tienen un gran tamaño; desde Diario La Rioja a Franco Españolas, pasando por Riojaforum, Bracos, El Soteño o la Plaza de Abastos.

También se estilan los acrónimos en los negocios. La utilización de las primeras sílabas de varios nombres ha dado lugar a Gonsi, Dalu, Mafer, Esbal, Tebriz o Ricajema.

Hay rótulos en Logroño pintados en pared que sobreviven al paso del tiempo y los negocios, pero que siguen pese a todo manteniendo sus trazos en las paredes que antes les acogieron. Como cuenta en el libro Elvira Valgañón, “quedan como si supieran que es obligación recordarnos que las cosas pasaron. Hasta que las borre el tiempo”.

La exposición nos descubre también que existen puertas con nombre. Son nombres pintados sobre puertas metálicas, nuevos con plantilla, viejos a mano. Planta Baja, Sala negra, Manualidades y bellas artes Orruño, Electricidad Faccon son algunos de ellos.

Y también la ciudad acoge paredes con relieve, letras perfiladas que emergen de la pared o paredes vaciadas parcialmente como bajorrelieves. Cachetero comidas, Maderas Asfe, Index, Mataderos, son ejemplos.

Y existen otras gráficas que responden a las placas de las calles. Logroño cuenta en su nomenclátor con calles en las que conviven letreros de cerámica, de mármol, pintados sobre la piedra, con baldosas y con hierro. Ocurre lo mismo con los números correspondientes a los portales, múltiples, diferentes, ricos.

La exposición se completa con el libro titulado ‘Logroño. Rótulos y otras gráficas’ editado por Los Aciertos con textos de Nuria Solozábal y José Miguel León, que incluye ocho relatos firmados por Bernardo Sánchez, Elvira Valgañón, Emilio Blaxqi, Jorge Alacid, José I. Foronda, Nadia Lafuente, Pedro Santana y Rafael Amilburu.

La exposición se completa en la Sala Pequeña de la ESDIR con un recorrido por la historia de la rotulación y un análisis tipográfico y técnico de algunos de los rótulos más emblemáticos de Logroño.

Este contenido ha sido desarrollado por el profesor de Lettering e ilustrador José María Lema.

Subir