La Rioja

«No hay que estar por encima de la media, tenemos que ser los mejores»

Concha Andreu: «No hay que estar por encima de la media, tenemos que ser los mejores»

La presidenta Concha Andreu abandona IFEMA cada jornada de Fitur cargada de tarjetas de unos y otros. La mayoría piden reuniones para empezar a impulsar temas turísticos en la región. Su idea es clara: aprovechar al máximo los dos proyectos con fondos europeos relacionados con el turismo. Enorregión y Valle de la Lengua para conseguir hacer de La Rioja una de las mayores atracciones de turismo de interior.

– La Rioja quiere recuperar la cifra de 1,8 millones de turistas en 2022.

– Si la pandemia se estabiliza o, incluso, como parece, empieza a bajar, tenemos que intentar ser un punto de atracción del turismo de interior, gastronomía, enología y también del idiomático, aventura, Medio Ambiente y sostenibilidad. En 2021 recibimos el cincuenta por ciento de lo que había llegado en 2019. Ahora ya hemos recuperado el setenta y a lo largo de este año tenemos que llegar al cien por cien o incluso superarlo.

– ¿Fía el Gobierno esa recuperación a los fondos europeos?

– Los fondos europeos ya los tenemos. Ya están aquí, destinados para los dos proyectos más relacionados con el turismo. Lo que tenemos que hacer ahora es elaborar el producto porque los recursos propios ya los tenemos desde hace años y los económicos están ya aquí. En lo que se refiere a la lengua, tenemos que redefinir los espacios del Monasterio de Yuso para todo lo que tenga que ver con residencia de literatos, trabajos de traductores y conferencias de premios latinoamericanos. La idea es trabajar, además, en el embellecimiento de las viviendas. Crear un entorno con una línea con un relato común. Para 2023 se tiene que ver, ya que se está trabajando en ello.

Además, tenemos que trabajar con las plataformas digitales y volcar todos los datos que tengan que ver con turismo. Hay que hacer lanzaderas de vehículos eléctricos tanto desde la administración como desde empresas que coordinen bien las visitas. En las visitas a bodegas interesa luego no tener que conducir, así que vamos a buscar que alguien esté en la puerta esperando a esos turistas para llevarlos a otros lugares de la región a conocer el patrimonio o la naturaleza tan rica que tenemos. Hay que aprovechar la coyuntura de la pandemia y convertirla en una oportunidad.

– Muchos turistas optan por La Rioja porque es una comunidad aún salvaje en lo que se refiere a turismo de interior. ¿Podemos cometer el error de tocar más de la cuenta nuestros recursos y perder eso que nos caracteriza ahora?

– Es algo de lo que huimos. Cuando hablamos de crear un campus en la zona del río Cardenas o del Najerilla, nunca estamos pensando en construir nada sino en rehabilitar casas que están desocupadas y que tienen su encanto. Estas podrán ser utilizadas por los estudiantes o por personas que quieren practicar nuestro idioma en la cuna del español. Tenemos que poner en valor que La Rioja fue donde se encontraron las primeras palabras escritas en castellano, que puedan venir a conferencias en San Millan con un vehículo eléctrico, que haya una movilidad con bicicleta… hay presupuestados caminos para enlazar municipios con vías para cicloturistas y tenemos ya diseñado el Camino Real que comunicará Nájera con San Millán. Nada más lejos de cambiar ese entorno salvaje del que habla.

– El enoturismo sigue siendo la base del turismo en La Rioja.

– En cuanto a la enología, lo tenemos clarísimo. Queremos parecernos a la Toscana, a Saint Émilion y a la Borgoña. Para eso no podemos seguir destrozando los paisajes. Tenemos mares de viñas que las concentraciones parcelarias han permitido embellecer y también tenemos otras zonas en las que la ‘no concentración’ hace que podamos disfrutar de paisajes mágicos. Tanto unos como otros son espacios maravillosos y hay que protegerlos porque el enoturismo va a ser el motor económico del futuro en La Rioja. Tenemos que parecernos a lugares que se han empeñado desde hace decenas de años en cuidar su patrimonio y su entorno.

– ¿El problema de La Rioja es que nunca se ha creído creído su verdadero potencial?

– Uno de los principales motivos de que La Rioja no se haya creído nunca el potencial que tiene son sus dirigentes. Si el que dirige no se lo cree, no lo puede transmitir ni puede subvencionar proyectos que vayan en ese camino. No vale con ser mejor que la media, tenemos que ser los mejores. ¿Por qué no va a ser nuestro Instituto de las Ciencias de la Vid y el Vino (ICVV) referencia mundial en investigación? Tenemos a los mejores investigadores.

Tampoco nos podemos conformar con hacer buenos vinos. Tenemos que hacer los mejores. Ya se preocuparán otros de hacerlo bien también. Yo, como presidenta, y mi gobierno, del que me siento muy orgullosa, tiene clarísimo el potencial que tenemos. Desespera pensar que no se haya hecho antes. ¿Cómo es posible que en un cenobio del siglo XI hubiera un monje que transcribió las primeras palabras en castellano y que no se haya hecho nada porque San Millán sea la meca del español? Tenemos a seiscientos millones de personas hablando el mismo idioma y da la casualidad de que el nacimiento de ese idioma está aquí, en el códice 60. Es verdad que para eso hacen falta fondos, pero ahora los tenemos.

– La Rioja Baja se ha quejado recurrentemente de la diferencia en el trato turístico con La Rioja Alta.

– Yo entiendo que se hayan mostrado un poco quejosos porque no se ha verbalizado nada referente a esa zona, pero hay fondos destinados también para Rioja Oriental. No es porque sí sino porque sabemos que están haciendo muy bien las cosas. Ahora hay que ponerse a trabajar en todos los proyectos que tengan empresas y ayuntamiento en mente. Todo lo que se está trabajando en el entorno de Aldeanueva como los festivales de música en verano, las visitas a calados y bodegas, las rutas en bicicleta…. es algo maravilloso. Sabemos que se está haciendo un trabajo enorme allí abajo y hay que apoyarlo.

Subir