Empresas

El bar Romasanta baja la persiana tras doce años en una esquina privilegiada

Luces apagadas, puertas cerradas y algún ‘invento’ para tapar el local. Es la imagen que desde hace unos días se da en la confluencia de la calle María Zambrano (antigua Víctor Pradera) y Avenida de Portugal. «Enfrente de Hacienda». El bar Romasanta ha bajado la persiana para siempre. Al menos, con los mismos propietarios. Un escueto folio en su entrada confirma la defunción del local que durante más de una década ha tenido un buen funcionamiento en pleno centro de Logroño.

«Muchas gracias a todos aquellos que en estos últimos doce años han disfrutado con nosotros de un café, una copa, un vino o buen pincho. Ahora comieneza una nueva etapa lejos de Logroño, en el paraíso de las Islas Canarias. Gracias de corazón a todos y, quién sabe, quizás nos volvamos a encontrar en la playa San Juan. Hasta siempre».

Subir