La Rioja

La locomotora del calzado: Arnedo mejora sus datos de empleo pre-COVID

«Espectacular». Esa es la palabra con la que Javier García, alcalde de Arnedo, define los actuales datos del paro en la localidad. Un 8,25 por ciento de desempleo. El mejor dato del municipio, por debajo del 8,6 por ciento que se registraba en febrero de 2020, antes de la pandemia. Los arnedanos se supieron reponer a lo más duro de la crisis con la fabricación de mascarillas. Una vez que han vuelto a su rutina habitual, no sólo es que se hayan recuperado sino que han mejorado los datos de empleo que había antes de llegar el COVID-19.

El alcalde lo achaca al poder de recuperación del sector del calzado en la localidad. «Subimos hasta un 13 por ciento de paro en mitad de la pandemia y pensábamos que este mes podíamos volver a datos prepandemia, pero nos ha sorprendido gratamente incluso mejorarlos», dice, aunque mantiene la calma y espera que los datos se consoliden en diciembre. «Sobretodo en el mes de enero».

«Especialmente ha crecido mucho el sector en el calzado de montaña y deporte, que con el tiempo que ha hecho en otoño y el que está haciendo en el inicio del invierno está superando sus propias expectativas de crecimiento», añade. Los datos señalan que prácticamente el cien por cien de los arnedanos que estuvieron en ERTE han salido de él. «Incluso se ha contratado a gente y podríamos hablar de que, en estos momentos, Arnedo tiene un paro casi estructural».

García no puede olvidar aún así los peores momentos de la pandemia. «En verano de 2020 recorrí todas las empresas de calzado de Arnedo y era dramático ver los números y los almacenes colmados de calzado a pesar de que Arnedo no es un municipio que tenga demasiado estocaje».

«Después de las noticias ligadas a la salud, la siguiente peor noticia es la falta de empleo. Sin embargo, se ha demostrado que en Arnedo tenemos una capacidad brutal de amoldarnos ante la adversidad. Se ha demostrado que mientras estábamos todos en casa, se estaba innovando desde las empresas del calzado y han podido sacar sus nuevas líneas y venderlas», explica.

«La mayoría de las empresas artesanas son familiares, pero han demostrado tener músculo y en cuanto han podido han vuelto a contratar», concluye el alcalde ante unos datos de paro históricos en la ciudad.

Subir